Vídeo de la semana

La temperatura global podría superar el límite de los 1,5 °C antes de 2025

Te contamos todos los detalles del nuevo comunicado de la Organización Meteorológica Mundial.

 

1,5 °C. Esta cifra es una especie de mantra en el calentamiento global, y expresa una temperatura con respecto a los niveles preindustriales que no se debería sobrepasar si queremos evitar los peores efectos de un cambio climático que ya es imparable. No obstante, las previsiones no son muy optimistas y, si bien es necesario limitar al máximo las emisiones para conseguir el menor incremento posible, parece que será inevitable sobrepasar ese límite.

Según un comunicado de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), “hay aproximadamente un 40 % de probabilidades de que, por lo menos en uno de los próximos cinco años, la temperatura media anual del planeta supere transitoriamente en 1,5 °C los niveles preindustriales. Y esas probabilidades aumentan con el paso del tiempo”.

Además, y según indica la OMM, la probabilidad de que alguno de los años del periodo comprendido entre 2021 y 2025 bata el récord del más cálido jamás registrado es del 90 %. Hasta ahora, 2020 y 2016 son los años con una mayor temperatura media global desde que se tienen registros. En concreto,  en el año 2020 la temperatura media mundial fue de aproximadamente 14,9 °C, lo que indica 1,02 °C superior a los niveles preindustriales (1850-1900).

"Este estudio de alto nivel científico muestra que nos estamos acercando de forma cuantificable e inexorable al objetivo menos ambicioso del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Es una nueva llamada de atención sobre la necesidad de acelerar la adopción de compromisos mundiales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y lograr la neutralidad en carbono", explica el Secretario General de la OMM Petteri Taalas. "Hoy en día, los avances tecnológicos permiten seguir el rastro de las emisiones de gases de efecto invernadero hasta sus fuentes para así poder orientar con precisión las medidas de reducción", añade.

Estos datos también nos recuerdan que es necesario invertir y trabajar hacia la adaptación, pues muchos de los efectos del cambio climático son inevitables. "Solo la mitad de los 193 Miembros de la OMM cuenta con servicios de alerta temprana de última generación. Los países deberían proseguir con sus esfuerzos para elaborar servicios que serán imprescindibles para propiciar la adaptación en sectores sensibles al clima —como los de la salud, el agua, la agricultura y las energías renovables— y promover sistemas de alerta temprana que reduzcan las consecuencias negativas de los fenómenos extremos. Además de las limitaciones en materia de servicios de alerta temprana, hay una grave falta de observaciones meteorológicas, en particular en África y los Estados insulares, que merma en gran medida la exactitud de las alertas tempranas, no solo en esas zonas, sino en todo el mundo. Y también debemos invertir en las redes básicas", indica Taalas.

Muy lejos de cumplir los objetivos de París

El objetivo del Acuerdo de París consiste en mantener el aumento de la temperatura mundial en este siglo muy por debajo de 2 °C con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento a 1,5 °C. No obstante, los compromisos nacionales de reducción de emisiones —las denominadas contribuciones determinadas a nivel nacional— están actualmente muy por debajo de lo necesario para alcanzar ese objetivo. En todo caso, este mensaje no debería ser una excusa para retrasar o abandonar las acciones de mitigación del cambio climático, pues la cifra del 1,5 °C no indica, a priori, un tope a partir del cual vendrá un colapso. Si se consigue limitar el aumento a 2 °C en lugar de a 3°C, será una ganancia, 3 siempre será mejor que 3,5, y así sucesivamente.

 

Continúa leyendo