La primera foto del agujero negro de la Vía Láctea: Sagitario A*

Nos habían prometido un descubrimiento histórico para la astronomía. El equipo EHT ha vuelto a hacerlo. Así se ve el agujero negro ubicado en el corazón de nuestra galaxia.

 

La primera imagen del agujero negro de nuestra galaxia, Sagitario A* ya es una realidad.  Es la primera evidencia visual directa de la presencia de este agujero negro. El equipo del Telescopio Horizonte de Sucesos (Event Horizon Telescope – EHT) presentó en 2019 la primera fotografía de un agujero negro, y hoy, 12 de mayo de 2022, podemos contemplar la primera foto de Sagitario A*.

La presentación internacional ha contado con ocho ruedas de prensa simultáneas por todo el mundo y es una prueba abrumadora de que, efectivamente, se trata de un agujero negro y arroja pistas cruciales sobre el funcionamiento de estos objetos colosales del cosmos que se cree residen en el centro de la mayoría de las galaxias del universo.

Los investigadores han trabajado con un telescopio virtual del tamaño de la Tierra, una herramienta que solo ha sido posible con la combinación de las capacidades de ocho grandes telescopios situados en diferentes puntos del planeta. Para obtener la imagen, el equipo unió ocho observatorios de radio existentes en todo el planeta para formar un solo telescopio virtual observando nuestro agujero negro durante varias noches, recopilando datos durante muchas horas seguidas, de forma similar al uso de un tiempo de exposición prolongado en una cámara fotográfica. En total, más de 300 personas de ocho institutos de investigación de todo el mundo han participado en este hallazgo.

Los científicos de EHT llevan años trabajando para conseguir imágenes del gran agujero negro que ocupa el interior de la Vía Láctea, Sagitario A* que tiene una masa equivalente a cuatro millones de soles y está situado a unos 27 000 años luz de distancia de la Tierra.

 


¿Cómo es Sagitario A*?

Sagitario A* está prácticamente inactivo y ocasionalmente absorbe gas o polvo, pero salvo unos pocos detalles, aún quedaban muchos misterios rodeando al agujero negro supermasivo de nuestra galaxia.

sagitarioa
EHT Collaboration

No podemos ver el agujero negro en sí mismo ya que atrapan todo lo que cae, incluida la luz, por lo que son, en un sentido muy real, invisibles, pero el gas brillante que lo rodea sí que revela una firma reveladora: deforman el espacio-tiempo a su alrededor tan agudamente que, cuando son iluminados por corrientes brillantes de materia que cae triturada en su agarre gravitacional, proyectan una "sombra", esta sombra está rodeada por una estructura brillante similar a un anillo. Sagitario A* está oculto por un velo de varias capas.


"Nos sorprendió lo bien que el tamaño del anillo coincidía con las predicciones de la teoría de la relatividad general de Einstein", ha comentado Geoffrey Bower, científico del proyecto EHT, del Instituto de Astronomía y Astrofísica, Academia Sínica, Taipei. "Estas observaciones sin precedentes han mejorado en gran medida nuestra comprensión de lo que sucede en el centro de nuestra galaxia y ofrecen nuevos conocimientos sobre cómo estos agujeros negros gigantes interactúan con su entorno".


Los científicos de EHT han descubierto que el agujero negro del centro de la Vía Láctea es muy parecido al agujero negro fotografiado en 2019, el de la galaxia M87, a pesar de que este último, es monstruosamente más grande que el nuestro.


"Estos nuevos resultados de EHT son emocionantes porque nos muestran lo lejos que ha llegado la astronomía y también porque confirman que todavía hay mucho por ahí que no hemos visto y aún no hemos podido observar y estudiar", explicó Tony Beasley, Director de NRAO. "Las antenas y la instrumentación que diseñamos y desarrollamos en NRAO están haciendo posible este progreso, y esperamos continuar liderando los avances en radioastronomía que descubrirán agujeros negros y otros fenómenos que acechan en los rincones de la galaxia y el universo".

Además de otras instalaciones, la red EHT de observatorios de radio que hizo posible esta imagen incluye el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) y el Atacama Pathfinder EXperiment (APEX), situados en el desierto de Atacama, en Chile.

 

El misterio en el corazón de la Vía Láctea finalmente ha sido resuelto.

También te puede interesar:

Referencia: The Astrophysical Journal Letters: iopscience.iop.org/journal/2041-8205

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo