La Luna se aleja de la Tierra

La Luna que miramos cada noche no tiene el mismo tamaño que la que vieron nuestros antepasados. Parecía más grande porque estaba más cerca de la Tierra. Llegará un momento en que nos deje para siempre.

¿Por qué nos deja la Luna? Al contrario de lo que ocurre en la película 'Moonfall' (2022) de ciencia ficción, nuestra luna, formada hace miles de millones de años cuando se produjo una colisión planetaria con la Tierra de un objeto bautizado como “Tea” (que conforma la hipótesis del gran impacto con un protoplaneta del sistema solar), se está alejando de nosotros, haciendo que los días sean cada vez más grandes y los años menos días a causa de esta dinámica Tierra-Luna en constante cambio. Y no hay forma de retrasar este reloj.

 


Adiós Luna, adiós

La Luna, unas cuatro veces más pequeña que la Tierra, parece una constante de nuestro cielo, pero la verdad es que lleva en un estado de cambio continuo desde entonces. Y es porque la Tierra y la Luna se están 'separando'. La Luna recién nacida, estaba casi 16 veces más cerca de la Tierra de lo que está hoy. A medida que se enfriaba, la luna retrocedió, hasta miles de kilómetros en la distancia. Y, cada día, la Luna se aleja de nosotros un poco más.


Desde hace más de 50 años los científicos están midiendo exactamente esta distancia. La Luna está aumentando su órbita y alejándose de nosotros a un ritmo de 4 centímetros anual (concretamente 3,78 cms por año).

 

Pero, ¿por qué se aleja?

Las fuerzas de la gravedad son invisibles e inquebrantables, y sin importar lo que hagamos o cómo nos sintamos con respecto a ellas, seguirán empujando a la Luna. Durante muchos millones de años, seguiremos separándonos. Lo que ocurre en este caso es que la Luna genera mareas en los océanos de la Tierra y las mareas “consumen” muchísima cantidad de energía por rozamiento. El rozamiento es lo que frena la rotación de la Tierra. Por ello, la luna retrocede, y eso ralentiza la rotación de la Tierra. Todo este arrastre de un lado a otro empuja a la luna hacia afuera y hace que su órbita sea más grande. Aunque sea muy despacio, lo hace. Y no hay vuelta atrás.

La órbita de la Luna con respecto a la Tierra es elíptica y no perfectamente redonda, por lo que cada noche está más cerca o más lejos de nosotros. Sin embargo, en promedio, la Luna se encuentra a unos 385.000 km de distancia de nosotros.

 


¿Qué ocurrirá? ¿Nos quedaremos sin Luna para siempre?

En unos 50.000 millones de años, la Luna dejará de alejarse de nosotros y se establecerá en una órbita estable. En este punto, nuestro satélite tardará unos 47 días en dar una vuelta alrededor de la Tierra (actualmente, tarda un poco más de 27 días). Y, cuando se consiga esta nueva estabilidad, la Tierra y la Luna estarán bloqueadas por mareas entre sí. Como resultado, parecerá que la Luna siempre está en el mismo lugar en el cielo.


¿El problema? Que el Sol tendrá otros planes en unos 5.000 millones de años, pues se transformará en una gigante roja cuando acabe su combustible y la Tierra y todo lo que se encuentre a su alcance, como resultado de su expansión, acabarán engullidos por el Sol en un último aliento.

 

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo