La humanidad, posible culpable de la extinción masiva de animales en Madagascar hace 1.000 años

Hubo un momento de la historia en que había animales gigantes habitando Madagascar. ¿Qué pasó con ellos? ¿Cómo desaparecieron?

 

Madagascar es la quinta isla más grande del mundo y un lugar fascinante a nivel biológico. Es único a nivel de fauna y flora, con animales que no podemos encontrar en ningún otro lugar de la Tierra. Es más: alrededor del 95 por ciento de los reptiles de la isla, el 89 por ciento de su vida vegetal y el 92 por ciento de sus mamíferos no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra, según el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Está situado en el sur del océano Índico, a unos 400 kilómetros de la costa este del sur de África. Y, aunque se cree que es una de las últimas grandes masas de tierra que fue colonizada por humanos, los detalles de su asentamiento siguen siendo incompletos y cargados de misterio y preguntas.

La evidencia paleontológica nos muestra que una vez hubo impresionantes aves y mamíferos gigantes vagando por Madagascar, pero desaparecieron de la faz de la isla hace unos 1.000 años. No se sabe por que. Algunos científicos han sugerido que las actividades humanas pueden haber estado implicadas en su desaparición pero, sin conocer la historia de la ocupación humana de la isla, es imposible determinar el impacto que los colonizadores pueden haber tenido en la biodiversidad.

 


¿Los culpables?

Ahora, un nuevo estudio centrado en la genética humana vincula la pérdida de estos grandes vertebrados con la primera gran expansión de humanos en la isla hace aproximadamente un milenio. Durante un período de 10 años, investigadores malgaches e internacionales visitaron más de 250 pueblos en todo el país para probar la diversidad cultural y genética humana. Los datos sobre la prevalencia y la estructura de los segmentos compartidos de ADN se analizaron de 700 malgaches y se compararon con datos de 3464 individuos muestreados en otras poblaciones.

 

Más específicamente, estudiaron de cerca cómo se compartían varios segmentos de cromosomas humanos junto con información de ascendencia local y datos genéticos simulados por ordenador. Los resultados determinaron que la población asiática ancestral malgache estuvo aislada en la isla durante más de 1.000 años con un tamaño de población efectivo de unos pocos cientos de individuos; pero hace unos 1.000 años un pequeño grupo de africanos de habla bantú llegó a Madagascar y su población se extendió con rapidez durante generaciones.

“Esta expansión demográfica humana fue simultánea con una transición cultural y ecológica en la isla”, explica Denis Pierron, del Centro Nacional Francés de Investigación Científica (CNRS) y coautor del trabajo que publica la revista Current Biology. “Alrededor del mismo período, aparecieron ciudades en Madagascar y desaparecieron todos los vertebrados de más de 10 kilogramos”.

La expansión de la población humana en la isla se correspondió en el tiempo con grandes cambios en el paisaje de Madagascar, incluida la pérdida de todos los vertebrados de cuerpo grande que pesaban más de 9 kilos.


Para los investigadores, está claro que después de que comenzara el flujo de genes de los colonizadores africanos, la población malgache experimentó una rápida expansión y crecimiento, algo que coincidió con una época en la que se extinguió toda la megafauna de la isla.

“Nuestro estudio apoya la teoría de que no fue directamente la llegada de humanos a la isla lo que causó la desaparición de la megafauna, sino un cambio en el estilo de vida que provocó tanto una expansión de la población humana como una reducción de la biodiversidad en Madagascar”, dice Pierron.

Referencia: Omar Alva, Anaïs Leroy, Margit Heiske, Veronica Pereda-Loth, Lenka Tisseyre, Anne Boland, Jean-François Deleuze, Jorge Rocha, Carina Schlebusch, Cesar Fortes-Lima, Mark Stoneking, Chantal Radimilahy, Jean-Aimé Rakotoarisoa, Thierry Letellier, Denis Pierron. The loss of biodiversity in Madagascar is contemporaneous with major demographic events. Current Biology, 2022; DOI: 10.1016/j.cub.2022.09.060

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo