Vídeo de la semana

La historia de la mujer que quiso vender una roca lunar por Internet

La mujer intentó vender la piedra lunar a través de la plataforma de subastas eBay.

roca lunar
iStock.

En algunas ocasiones, la realidad puede llegar a superar la ficción. Ese fue el caso de una mujer que intentó vender una supuesta roca lunar por más de un millón de euros (1,7 millones de dólares) en Internet. Sin embargo, la venta no llegó a producirse nunca debido a que el comprador que esperaba era, en realidad, un agente encubierto de la NASA.

roca lunar
iStock.

La operación tuvo lugar en California (en el condado de Riverside) después de varios meses de investigación. Así, la mujer fue detenida por las autoridades en el restaurante en el que había quedado con el comprador, aunque no fue arrestada ya que los agentes debían verificar que la roca era realmente de origen lunar.

Cuando el agente encubierto aceptó comprar la roca, la mujer acudió al restaurante en el que habían acordado verse. Después, varios policías se acercaron a la sospechosa y tomaron posesión de la roca lunar. Al mismo tiempo, comenzaron un interrogatorio para descubrir si se trataba de una roca auténtica y cómo la había conseguido, pues las rocas lunares están consideradas un tesoro nacional y es ilegal venderlas.

Durante el programa especial Apolo, la NASA envió a la Tierra aproximadamente 2 200 piedras lunares, muestras del suelo y otros materiales del satélite de nuestro planeta. Asimismo, en un primer momento la mujer intentó vender la piedra lunar a través de la web de subastas eBay.

No es la primera vez que ocurre

Por desgracia, no es la primera vez que alguien intenta vender una roca lunar, pues los agentes de la NASA han tenido que intervenir en varias ocasiones para recuperar rocas lunares (tanto reales como falsas). De hecho, en el año 1995 los agentes de la NASA pensaron que iban a recuperar material perdido del segundo alunizaje después de que una casa de subastas de Nueva York anunciara la venta de una roca lunar. La muestra desapareció en los años 70 cuando el envío postal certificado del que formaba parte fue robado.

En cambio, lo que descubrió la NASA fue un auténtico engaño, ya que la roca era de origen terrenal. No obstante, las operaciones encubiertas de la NASA han permitido recuperar al menos dos muestras lunares auténticas.

Continúa leyendo