La hierba podría sustituir al plástico en los envases de comida para llevar

Este proyecto pretende demostrar las posibilidades de utilizar biomasa verde para envases de un solo uso.

hierba
Pixabay.

La hierba podría reemplazar al plástico como material 100 % biodegradable y desechable, especialmente en los envases de comida para llevar. Este es el objetivo de un proyecto innovador (SinProPack), cuya misión es desarrollar una alternativa sostenible a los plásticos desechables que se emplean actualmente para la inmensa mayoría de los envases.

"Los envases desechables de hierba aportan muchos beneficios medioambientales. El envase será 100% biodegradable, por lo que si alguien deja caer accidentalmente su envase en la naturaleza, se descompondrá de forma natural", explicó Anne Christine Hastrup, coordinadora principal del proyecto y directora del centro en el Instituto Tecnológico Danés.

Cada año, Dinamarca consume más de 10 000 toneladas de envases de comida rápida y bebida para llevar. Por ello, reemplazar 10 000 toneladas de plástico desechable reduciría las emisiones de carbono en, aproximadamente, 210 000 toneladas de CO2.

El proyecto sentará las bases para un cambio de paradigma en las soluciones de envasado, ya que pretende demostrar las posibilidades de utilizar biomasa verde para envases de un solo uso.

naturaleza
Pixabay.

¿Qué es la biomasa verde?

La biomasa verde es un recurso completamente accesible en Dinamarca, y el biorrefinado verde ya es de enorme interés en el país debido a que los efectos ambientales son bastante positivos.

"Después de cosechar la hierba y extraer la proteína para la alimentación animal , podemos refinar y pulpar las fibras de la hierba para obtener celulosa, a partir de la cual podemos producir envases. Es una excelente manera de crear valor agregado para el biorrefinado, ya que no toda la fibra de pasto se puede usar necesariamente como alimento para el ganado ", argumenta Morten Ambye Jensen, investigador del Departamento de Ingeniería Biológica y Química de la Universidad de Aarhus.

En este proyecto, los investigadores emplearán tanto la hierba como el trébol como fuentes de fibra. Sin embargo, los científicos también valorarán la posibilidad de utilizar biomasa recolectada de la turba (material orgánico fruto de la descomposición de vegetales) que suele ser más fibrosa y contiene menos proteínas.

Así, este proyecto pretende demostrar que es posible crear envases 100 % biodegradables (utilizando fibra de hierba como elemento principal) y que, además, se pueden comercializar a escala industrial.

Rocío

Rocío Sánchez Montilla

Periodista freelance. Más malagueña que desayunar pitufos o ponerle nombre a los cafés. Escribo sobre ciencia, naturaleza o mundo animal cuando mi gata no está encima del teclado.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo