La fórmula que predice que no estamos solos en el universo

La ecuación de Drake calculó que deberíamos detectar 10 civilizaciones capaces de comunicarse solo en nuestra galaxia.

La ecuación de Drake queda descrita de la siguiente manera: N = R • fp • ne • fl • fi • fc • L.

R: número de estrellas capaces de albergar planetas, es decir, otras estrellas como nuestro Sol.

fp: número de esas estrellas que tienen sistemas planetarios, como el nuestro.

ne: la media de planetas similares a la Tierra que podría haber en esos sistemas. Es decir, planetas terrestres en la zona habitable de su estrella (ni demasiado cerca ni demasiado lejos).

fi: el número de planetas en los que se desarrolla vida inteligente.

fc: el número de planetas con vida inteligente y que además sea capaz de comunicarse por el universo (con tecnología como ondas de radio o electromagnetismo).

L: el tiempo que una civilización como esta es capaz de sobrevivir en un planeta.

Si tenemos en cuenta que hay entre 200 y 400 miles de millones de estrellas en la Vía Láctea, las estimaciones de Drake llegaron a la conclusión de que la probabilidad de hallar una civilización inteligente comunicándose es de 0,00000003%. Aunque no lo parezca, se trata de un número bastante optimista: de hasta 10 civilizaciones detectables sólo en nuestra galaxia.

La ecuación de Drake recibió muchas críticas por considerarse demasiado optimista.

No obstante, pese a que la ecuación está bien planteada, las fracciones a multiplicar dependen mucho de las estimaciones de quien realice la operación. Es prácticamente imposible determinar una aproximación de algunos factores, como el número de planetas con vida inteligente, o el número de civilizaciones con tecnología para comunicarse. Por ello, el interés de la ecuación radica en su naturaleza, su elaboración, más que en un resultado que pueda aplicarse en la práctica.

Para muchos, las estimaciones de Drake son demasiado optimistas, y otros científicos han repetido su ecuación con valoraciones algo más "realistas". En el peor de los casos, N=1, es decir, que somos la única civilización con capacidad de comunicación interestelar que existe en el universo. Pero puede que esta cifra, a su vez, sea demasiado catastrofista, o tal vez, egocéntrica. En cualquier caso, esta vez, las matemáticas no pueden darnos la respuesta.

Si bien el hecho de que existe vida de algún tipo en otros planetas es bastante probable, (y, aunque no se ha demostrado, los científicos lo toman como un hecho) la magnitud del universo hace increíblemente difícil de predecir si existen otras civilizaciones con tecnología; y, de existir, que el tejido espacio-tiempo nos haga coexistir en el mismo plano, que permita una comunicación. Hasta que nos topemos por causalidad con alguna pista de vida inteligente vagando por nuestro vecindario cósmico, no habrá una forma segura de averiguar si, en efecto, no somos los únicos que nos preguntamos si habrá alguien más allí arriba, haciéndose la misma pregunta.

Etiquetas: Universoexoplanetasextraterrestresmatemáticasvida en otros planetasvida extraterrestre

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS