La corteza terrestre está 'goteando' en algunos lugares del planeta

¿Qué es este fenómeno? Algo extraño acecha bajo la Cordillera de los Andes y lleva sucediendo desde hace millones de años.

 

El proceso se denomina “goteo litosférico” y, al parecer, lleva ocurriendo desde hace millones de años y en múltiples lugares de nuestro planeta; entre ellos, la meseta de Anatolia central de Turquía y la Gran Cuenca del oeste de los Estados Unidos. Sin embargo, hasta hace unos años no teníamos constancia de ello.


Ahora, un nuevo experimento geológico ha dado como resultado el descubrimiento de que la corteza terrestre ha sido "arrastrada" a lo largo de cientos de kilómetros también en la Cordillera de los Andes después de ser tragada por el manto viscoso. Así, debajo de esta conocida cordillera terrestre, partes de la corteza exterior de la Tierra se han hundido en una capa del manto, goteando lentamente en el interior del planeta como si de miel se tratara.

 


¿Qué sucede en la superficie cuando la corteza empieza a gotear?


Esto ha estado ocurriendo durante millones de años: un largo proceso geológico que ha producido arrugas reveladoras y otras características en la superficie que los científicos han discernido a través del modelado y la experimentación. A medida que la corteza rocosa se calienta a cierta temperatura, comienza a espesarse y gotea hacia el manto. Esta formación y liberación de gotas de la corteza tiene efectos en la superficie circundante del planeta.

"Hemos confirmado que una deformación en la superficie de un área de las montañas de los Andes tiene una gran parte de la litosfera debajo de la avalancha", dijo la estudiante de posgrado en geología y autora principal del estudio, Julia Andersen de la Universidad de Toronto en Canadá. "Debido a su alta densidad, goteaba como jarabe frío o miel más profundamente en el interior del planeta y es probablemente responsable de dos importantes eventos tectónicos en los Andes centrales: cambiar la topografía de la superficie de la región en cientos de kilómetros y aplastar y estirar el propia corteza superficial".


"En general, los resultados ayudan a definir una nueva clase de placas tectónicas y pueden tener implicaciones para otros planetas terrestres que no tienen placas tectónicas similares a la Tierra, como Marte y Venus", dice la investigadora.

La geología de la Tierra

Podemos dividirla en dos partes: una corteza y un manto superior que forman placas rígidas de roca sólida, la litosfera; y las rocas plásticas más calientes y presurizadas del manto inferior. Las placas litosféricas (o tectónicas) flotan en este manto inferior, y sus corrientes de convección magmática pueden separar las placas para formar océanos; el roce de unas contra otras puede provocar terremotos; y también pueden chocarse, deslizarse una debajo de otra, o exponer una brecha en la placa al calor feroz del manto para formar montañas. Pero a tenor de estos resultados, parece que no son los únicos procesos por los que se pueden formar las montañas. También con el goteo litosférico. Conforme la gota se filtra hacia el manto, su peso tira de la corteza superior, formando una cuenca en la superficie. Eventualmente, el peso de la gota se vuelve demasiado grande para que permanezca intacta; se rompe, y la corteza sobre ella salta hacia arriba a lo largo de cientos de kilómetros, formando montañas.

“Comparamos los resultados de nuestro modelo con estudios geofísicos y geológicos realizados en los Andes centrales, particularmente en la cuenca de Arizaro, y descubrimos que los cambios en la elevación de la corteza causados ​​por el goteo litosférico en nuestros modelos siguen muy bien los cambios en la elevación de la cuenca de Arizaro”, dice Andersen. “También observamos un acortamiento de la corteza con pliegues en el modelo, así como depresiones similares a cuencas en la superficie, por lo que estamos seguros de que es muy probable que un goteo sea la causa de las deformaciones observadas en los Andes”.

Según los expertos, es posible que haya otras regiones del mundo en las que se puedan observar diferentes tipos de goteo litosférico.

También te puede interesar:

Referencia: Andersen, J., Göğüş, O.H., Pysklywec, R.N. et al. Symptomatic lithospheric drips triggering fast topographic rise and crustal deformation in the Central Andes. Commun Earth Environ 3, 150 (2022). https://doi.org/10.1038/s43247-022-00470-1

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo