La conciencia podría nacer en la física cuántica

Los experimentos cuánticos añaden peso a una teoría marginal de la conciencia. ¿Aquí es donde empezaría la conciencia? ¿Qué dice exactamente esta teoría? Te lo contamos.

 

Esta teoría fue descartada en los años 90 debido a la falta de pruebas experimentales. Ahora, los experimentos sobre cómo los anestésicos alteran el comportamiento de las estructuras diminutas que se encuentran en las neuronas refuerzan la controvertida idea de que los efectos cuánticos en el cerebro podrían explicar la conciencia.

La conciencia podría tener más peso del que los científicos estimaban

Es algo que viene de lejos. La naturaleza de la conciencia ha desconcertado a los seres humanos durante mucho tiempo. Una idea, tradicionalmente vista como descabellada incluso por los propios científicos, es que las leyes inusuales que gobiernan el mundo cuántico podrían estar detrás de lo que nos permite experimentar la conciencia.

Tenemos que remontarnos a cuando en la década de 1990, el físico matemático británico Roger Penrose (reconocido por sus contribuciones a la teoría de la relatividad general y a la cosmología) y el anestesiólogo estadounidense Stuart Hameroff sugirieron que los diminutos microtúbulos, tubos huecos que forman los "esqueletos" de las células vegetales y animales, podrían permitir una ruptura en la estructura del espacio-tiempo que interrumpa la superposición cuántica, el principio fundamental de mecánica cuántica que postula que un sistema físico puede existir en dos estados al mismo tiempo.

Lo que permite que exista la conciencia es la ruptura de estas superposiciones. Es lo que se conoce como teoría de la reducción objetiva orquestada.

Las pruebas

Un equipo de científicos dirigido por Jack Tuszynski de la Universidad de Alberta (Canadá) ha planteado precisamente una prueba clave para añadir peso a esta insólita hipótesis.

Los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos que demostraron que, efectivamente, los fármacos anestésicos reducen el tiempo durante el que pequeñas estructuras de las células cerebrales pueden soportar los supuestos efectos de excitaciones cuánticas. Esto se debería a que la anestesia enciende y apaga la conciencia.

¿Qué implicarían estos resultados?

Que estas estructuras, llamadas microtúbulos, serían un nexo de nuestra experiencia consciente. Descubrieron que la luz atrapada dentro de una trampa de energía se volvió a emitir después de un retraso misterioso, algo que nacería del mundo cuántico.

Es demasiado prematuro afirmar que el experimento es capaz de explicar lo que nos permite ser conscientes aunque se trata de una posibilidad -remota, para muchos-.

Referencia: Experiment suggests that consciousness may be rooted in quantum physics. Universidad de Alberta (Canadá) 19 abril 2022.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo