La ciencia explica el origen de los 'minions'

Nos adentramos en la genética tras estos pequeños, amarillos y entrañables personajes: los minions.

También te puede interesar: La mayoría de los malos de Hollywood, con problemas de piel
ciencia-minions

¿Están emparentados los minions con los humanos? Dos estudiantes de la Universidad de Leicester (Reino Unido), Krisho Manoharan y Ruth Sang Jones, llevaron a cabo un estudio con objeto de determinar el origen de estos pequeños personajes amarillos. En él comparan la estructura genética de los humanos con estas curiosas criaturas de ojos saltones.

 

Los autores tuvieron en cuenta los datos evolutivos explicados en la propia película que vio nacer a los minions: 'Gru, mi villano favorito'. En la cinta, se expone que los minions nacieron hace 400 millones de años. Así pues, teniendo en cuenta este dato, y poniendo sobre la mesa tanto la pigmentación de su piel -en color amarillo-, su capacidad lingüística y el progreso de sus ojos, identificaron varios factores de su 'genoma' que los emparentan con los humanos. Los minions serían ascendientes de los seres humanos.

 

El genoma de los minion

 

Cuatro factores definirían a los minions como ascendientes de los humanos:

 

El gen cromatófaro: El gen dromatófaro, clave en la pigmentación de animales como peces, anfibios, crustáceos o cefalópodos, explicarían el llamativo color amarillo de la piel de los minions. Concretamente, los xantóforos (pigmentos amarillos). El hecho de que a los minions les encanten las bananas no haría sino favorecer el mantenimiento de este peculiar tono amarillo.

 

Los genes homeóticos: Al tener alterados varios de los genes responsables del desarrollo, se han producido mutaciones genéticas que han provocado la aparición de alteraciones en su morfogénesis. Así, los genes homeóticos (presentes en la mayoría de seres vivos, incluidos los humanos) explicarían la desproporción de su cuerpo tendiendo al enanismo, ya sea a causa de acondroplasia o de hipocondroplasia. En el caso de los minions, lo más probable es que el gen FGFR3 sufriese mutaciones dando como resultado un cráneo grande y brazos y piernas muy cortos.

 

El gen PAX6: Algunos de los minions (como Stuart) tienen un solo ojo, circunstancia que quedaría explicada con una mutación en este gen, responsable del desarrollo del cerebro y de los ojos durante el desarrollo embrionario, lo que habría provocado que algunos nacieran con un solo ojo y con la necesidad de utilizar gafas para ver mejor.

 

El gen FoxP2: Nos centramos ahora en el habla. Este gen es crucial en el desarrollo del habla y del lenguaje (y no es exclusivo de los seres humanos), por lo que una mutación en FoxP2 habría provocado un trastorno específico de la comunicación, generando un lenguaje humano bastante primario que imita en cierto sentido el sonido del lenguaje humano (pupete =juguete).

 

Pese a que los minions no dejan de ser personajes animados a los que les encantan las frutas (¡sobre todo las bananas!), la especie de los minions sería el resultado de un compendio de mutaciones genéticas como acabamos de ver, que habrían llegado a la Tierra al mismo tiempo que los tetrápodos ( animales vertebrados terrestres con dos pares de extremidades).

 

Etiquetas: cienciacinecuriosidadesgenéticaminions

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS