La capacidad de detectar el olor a espárragos en el pis es genética

Nada más comer este vegetal, nuestra orina adquiere un inconfundible 'aroma' que solo se capta si se poseen ciertos genes.

olor a espárragos en el pis

Cuando comemos espárragos, nuestro pis presenta de inmediato un olor fuerte y penetrante (desagradable para muchos) que recuerda al de ese alimento. Lo habrás notado, o, si careces de ciertos genes, te lo habrán contado. Porque, como asegura una investigación publicada en la revista médica The BMJ, la capacidad de detectar el olor a espárragos en la orina es hereditaria. 

En el trabajo, dirigido por Lorelei Mucci y Sarah Markt, de la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de la Universidad de Harvard, se preguntó a 6.909 hombres y mujeres de ascendencia europea y americana si detectaban este olor tan característico. Solo un 40 % dijo hacerlo. Después, se cruzaron estos resultados con los del genoma de estos individuos y se halló que existían 871 variaciones en los genes asociados con el olfato relacionadas con esta incapacidad tan peculiar. 

Los investigadores han descubierto que esta "anosmia esparraguera" afecta a un 58 % de los hombres y un 61,5 % de las mujeres. El dato los sorprendió, ya que, por lo general, el sexo femenino detecta más olores y con mayor precisión que el masculino. Según ellos, lo más probable es que sea la postura de las mujeres al orinar la que les dificulte la percepción del tufillo (o el aroma, que para todo hay gustos) relacionado con este alimento tan presente en la gastronomía española.

¿Para qué un estudio sobre el olor a espárragos en el pis? 

Los autores alegan que su trabajo profundiza en los misterios del olfato humano y que ayudará a encontrar tratamientos para las personas incapaces de diferenciar ciertos olores. Al identificar los segmentos de ADN involucrados en esta carencia, los nuevos métodos basados en la edición génica podrán solucionarlos.

Esta investigación se ha publicado en el número especial de Navidad de la revista The BMJ (antiguo British Medical Journal), que por estas fechas reúne trabajos con un punto de humor y extravagancia, pero con todo el rigor de la ciencia.   

CONTINÚA LEYENDO