La biología de los tribbles de Star Trek

Entre todos los seres ficticios de la mítica serie, los tribbles son los más adorados por los fans, y nos pueden enseñar bastante biología.

 

Dentro del amplísimo universo que Gene Roddenberry ideó para su mítica serie Star Trek se encuentra una gran cantidad de criaturas con rasgos biológicos asombrosos. En el planeta Janus IV, los oficiales de la Enterprise en la serie original descubren la ‘horta’, una forma de vida basada en el silicio. En Star Trek Discovery se presenta a Ripper, un ejemplar de una especie de tardígrado gigante extraplanetario capaz de alimentarse de un hongo no menos peculiar, Prototaxites stellaviatori —que no puede sino recordarnos al extrañísimo hongo fósil de mismo nombre—. También llaman la atención las ratas cardassianas de la estación de Espacio Profundo 9, el can de Alfa 177 —que no es sino un perro pequeño con un cuerno en la cabeza— o los sehlat, animales propios de Vulcano, que fueron domesticados por los populares aliens de sangre verde y lógica implacable.

Pero, al margen de especies humanoides con sociedades tecnológicas más o menos desarrolladas, probablemente las criaturas más populares del universo de Star Trek sean los tribbles, de nombre científico ficticio Polygeminus rex (aunque también los llaman Tribleustes ventricosus), unas pequeñas criaturas ovaladas, completamente cubiertas de pelo, que aparecieron por primera vez en el episodio de la serie original ‘Los tribbles y sus tribulaciones’ (‘The trouble with tribbles’, en inglés).

Teniente Nyota Uhura (Nichelle Nichols) con un tribble (Star Trek: The Original Series)
Teniente Nyota Uhura (Nichelle Nichols) con un tribble (Star Trek: The Original Series)

La voracidad de una plaga

Uno de los primeros detalles que conocemos de los tribbles es su voracidad. Aunque carecen de dientes, y no suponen un peligro directo para las personas, devoran cualquier alimento que esté a su alcance. Un solo tribble puede comer lo equivalente a su peso al día.

Este comportamiento existe en el mundo real, en algunas especies de insectos como la langosta del desierto Schistocerca gregaria. Estos animales son normalmente solitarios, pero en un momento dado, cuando las condiciones son favorables, pueden formar enjambres que se convierten en las plagas más amenazantes para la agricultura de todo el mundo.

La reproducción masiva

Otro rasgo característico de los tribbles es su gran capacidad reproductiva. Según el Doctor ‘Bones’ McCoy, hasta el 50% del metabolismo de los tribbles está dedicado a la reproducción. El ciclo de vida tan corto —produce una nueva generación en tan solo 12 horas— genera grandes explosiones demográficas frecuentes, en las que la población, si contara con los recursos suficientes, crecería de forma exponencial.

Este comportamiento, aunque no tan exagerado, se observa también en la vida real con algunos animales. Los lemmings, roedores que comparten similitudes con los tribbles —y en los que, probablemente, estén basados— tienen ciclos reproductivos muy cortos y una gran fertilidad, lo que hace que, cíclicamente, se produzcan este tipo de explosiones demográficas.

Lemming (‘Lemmus lemmus’)
Lemming (‘Lemmus lemmus’)

En el caso de estos famosos roedores, los depredadores sostienen las poblaciones, y cuando son demasiado numerosas, la propia capacidad de carga del ecosistema —es decir, la cantidad máxima de recursos disponibles— es la que limita el crecimiento de las poblaciones, generando tras cada explosión demográfica un evento de elevada mortandad. Es lógico pensar que en el planeta de los tribbles sucedería algo similar; de hecho, en la serie se plantea la existencia de unos organismos reptilianos que actuarían como depredadores naturales de los tribbles, controlando sus poblaciones.

Pero volviendo un momento a los lemmings, es muy conocido el suceso que se conoce como “suicidio masivo de los lemmings”, que tiene más de mito que de realidad. La idea de que los lemmings realizan tal comportamiento se hizo tan popular en la literatura que muchos dieron este hallazgo por establecido. Sin embargo, los estudios de la biología de los lemmings sugieren que no saltan de los acantilados ni tienen otros comportamientos grupales que los conduzcan a la muerte intencional o no intencional.

Es más, el comportamiento no ha sido ni siquiera observado por fuentes fiables; el único registro del que se dispone se encuentra en el documental White Wilderness, producido por Disney en 1956, rodado en un lugar donde no viven lemmings. Al parecer, los animales habían sido capturados, transportados hasta allí, arrojados desde un camión al borde del acantilado y luego empujados a saltar.

Madres tribble: recién nacida y encinta

Regresando de nuevo a la biología de los alienígenas adorables de Star Trek, la enorme tasa reproductiva de los tribbles radica, de hecho, en un rasgo biológico aún más peculiar. Todos los tribbles son hembras y nacen embarazadas. Se reproducen por partenogénesis apomíctica. En este proceso las células germinativas, por simple mitosis, se dividen para dar lugar a embriones nuevos, que son clones de la madre. De esta forma, una sola hembra produce hasta 10 crías en una camada, cada una con nuevos embriones gestándose ya en su interior.

Este mismo comportamiento —aunque con plazos temporales más largos— lo encontramos en varias especies de pulgones. Durante parte de su ciclo vital, las hembras de pulgón tienen descendencia vivípara en forma de nuevas hembras de pulgón; tardan aproximadamente una semana en tener una nueva camada, compuesta por entre 50 y 100 nuevas crías, que, como se ha indicado, frecuentemente nacen embarazadas.

El mapache se introdujo como mascota en España, y actualmente es una especie invasora
El mapache se introdujo como mascota en España, y actualmente es una especie invasora

El tribble como mascota

En el capítulo de la serie original, el primer tribble llega a la Enterprise de manos de la teniente Uhura (interpretada por Nichelle Nichols), que lo adquiere en un puesto de abastecimiento, convencida por su vendedor, porque es bonito y adorable, y emite un murmullo tranquilizante, como un ronroneo. La oficial desconocía el potencial de esta especie, y finalmente termina causando el grave problema de superpoblación en la nave que vemos en la serie.

Pero no es el único desastre que causan los tribbles en Star Trek. En el Imperio Klingon, son considerados una gran amenaza ecológica. Estos animales llegaron a los planetas del Imperio transportados accidentalmente por las naves, y colonizaron varios planetas. Los klingon intentaron erradicar a los tribbles de la galaxia, incluso crearon una criatura a base de ingeniería genética, diseñada específicamente para cazar tribbles —sin éxito—.

La entrada de especies exóticas que no pertenecen a un ecosistema es una amenaza muy real. En la analogía de los tribbles podemos encontrar muchas especies exóticas que, ya sea porque han sido transportadas de forma accidental en barcos o aviones, o porque han sido introducidas como mascotas ‘bonitas y adorables’, terminan por causar verdaderos desastres ecológicos. De hecho, tal y como los tribbles en Kronos, actualmente las especies invasoras son, en nuestro mundo real, la mayor amenaza contra la biodiversidad.

Referencias:

Blackburn, T. M. et al. 2019. Alien versus native species as drivers of recent extinctions. Frontiers in Ecology and the Environment, 17(4), 203-207. DOI: 10.1002/fee.2020

Davey, P. M. 1954. Quantities of Food eaten by the Desert Locust, Schistocerca gregaria (Forsk.), in Relation to Growth. Bulletin of Entomological Research, 45(3), 539-551. DOI: 10.1017/S0007485300029618

Johnson, R. J. 2018. Finding the truth: blind faith and the lemming phenomenon. Journal of the Royal Society of Medicine, 111(5), 175-176. DOI: 10.1177/0141076818766730

Moran, N. A. 1992. The Evolution of Aphid Life Cycles. Annual Review of Entomology, 37, 321-348.

Vary (Álvaro Bayón)

Vary (Álvaro Bayón)

Soy doctor en biología, especializado en especies invasoras. Intento divulgar sobre ciencia y naturaleza mientras lucho férreamente contra las pseudociencias y el pensamiento mágico. Cuando me queda tiempo, cazo pokémon y hago artesanía. Además, soy (un poco) adicto al twitter.

Continúa leyendo