'Jurassic World Dominion'. ¿Qué dinosaurios van a aparecer en la nueva entrega?

El tráiler de la nueva entrega de ‘Jurassic World’ revela los nuevos dinosaurios, algunos de ellos emplumados y, por tanto, más fieles a como fueron en la realidad. La saga, que comenzó su andadura con ‘Jurassic Park’ en 1993, al fin, se pone al día.

El pasado febrero se estrenó el tráiler de la nueva película de la saga que empezó con Jurassic Park y que lleva por título Jurassic World Dominion. Esta saga ha sido desde 1993 la responsable de que los dinosaurios, y la ciencia de la paleontología, hayan estado tan de moda. E incluso han tenido un fuerte efecto en el origen de carreras científicas. Desde entonces, el conocimiento que tenemos en la comunidad paleontológica acerca de estos animales ha cambiado mucho. A pesar de esto, muchas de las representaciones de dinosaurios y animales extintos en esta popular saga seguían ancladas en la década de 1990. Con este tráiler, que es toda una declaración de intenciones, la saga, al fin, se pone al día.

Dentro del canon cinematográfico de la saga se le dio explicación a que el aspecto de muchos dinosaurios de los clonados ficticiamente en este parque siguiera siendo igual, como es el caso de la ausencia de plumas en dinosaurios de los que sabemos hoy en día que estaban completamente emplumados. Que se trate de clones transgénicos, con genes de otros animales, hacía de ellos creaciones no rigurosas respecto a los animales que vivieron hace millones de años. Pero al final de la última entrega, Jurassic World: el Reino Caído, dirigida por nuestro director patrio J.A. Bayona, se abrieron todas las posibilidades: el ADN de estos animales, y algunos dinosaurios vivos, ya no eran propiedad exclusiva de la empresa de bioingeniería InGen, quedando en manos de muchas más empresas.

En el tráiler vemos a muchos dinosaurios deambular libres por el mundo. Algunos son viejos conocidos, y por lo tanto mantienen su aspecto de anteriores entregas. Pero otros son nuevos y, de acuerdo a su aspecto, presentan un ADN más puro.

Pyroraptor en Jurassic World Dominion
Universal Pictures

Tyrannosaurus

Es el favorito de muchos y emblema de la saga. Se trata de un dinosaurio del grupo de los terópodos (grupo que incluye a todos los dinosaurios carnívoros) que vivió a finales del Cretácico en Norteamérica. Alcanzó los 13 metros de largo y poseía una de las mandíbulas más fuertes de todo el reino animal. Debido a su gran robustez y peso, existe debate en torno a si este dinosaurio, siendo ya completamente adulto, sería cazador o carroñero. Gracias al hallazgo de parientes suyos en yacimientos de conservación excepcional, descubrimos que su familia tenía protoplumas, unas plumas primitivas con aspecto de filamento simple. La tiranosauria que vemos en el tráiler es la misma que conocimos en Jurassic Park, y que volvimos a ver en Jurassic World y El Reino Caído, así como en la serie animada Campamento Cretácico. Al tratarse de uno de los clones de su primera generación, su aspecto sigue siendo el clásico escamoso. Sin embargo, en el prólogo lanzado semanas atrás pudimos ver a un ejemplar de Tyrannosaurus en su ambiente natural de finales del Cretácico, y observar sus protoplumas.

Velociraptor

Otro de los favoritos del público, un terópodo cercanamente emparentado con las aves, de apenas medio metro de altura y 1,80 m de longitud. Gracias al registro fósil de este animal y de parientes muy cercanos suyos -la familia que llamamos dromeosaurios- sabemos que estaban totalmente cubiertos de plumas. No obstante, los velocirraptores que vemos en el tráiler son grandes y escamosos. A la principal de ellos, Blue, la conocimos en Jurassic World, y por lo tanto mantiene su aspecto modificado genéticamente. El otro pequeño velocirraptor que aparece es hijo suyo, y mantiene su mismo aspecto. Dado que Blue debe ser la única que quedaba de su especie, este hijo suyo debe haber nacido por partenogénesis, un proceso de reproducción asexual a partir de óvulos no fecundados que ocurre con frecuencia en muchos invertebrados, peces, anfibios y reptiles. E incluso se han descrito algunos casos en aves.

Giganotosaurus

Un gigantesco dinosaurio carnívoro recién llegado a la saga. Es un terópodo del grupo de los carcarodontosaurios, vivió a mediados del Cretácico en Sudamérica, y se considera que fue, como mínimo, del mismo tamaño que el tiranosaurio, e incluso mayor. Los carcarodontosaurios no están tan cercanamente emparentados con las aves como, por ejemplo, los tiranosaurios. De ahí que su representación suela ser escamosa, salvo por las protoplumas de los antebrazos que pudo tener Concavenator, un pariente suyo encontrado en Cuenca.

Owen con un Parasaurolophus en Jurassic World Dominion
Universal Pictures

Atrociraptor

Otro "dromi", terópodo de la misma familia que Velociraptor, que vivió a finales del Cretácico en lo que hoy es Canadá. Se le estima un tamaño parecido a Velociraptor, e igualmente estaría completamente emplumado. Los atrocirraptores que aparecen en el tráiler son nuevos en la saga y sin embargo muestran el diseño grande y escamoso, por lo que esto deberá quedar justificado a nivel de guion. ¿Quizás un nuevo grupo de raptores old school de una empresa rival, al estilo de la “raptor squad” que conocimos en Jurassic World?

Pyroraptor

No hay dos sin tres, ¿verdad? La familia de los dromeosaurios nunca había estado tan representada en la saga. Pyroraptor también es uno de ellos y vivió a finales del Cretácico en lo que hoy es el sureste de Francia. Su nombre hace alusión a que se descubrieron sus fósiles tras un incendio forestal que puso al descubierto el yacimiento. En esta caso sí que se le representa totalmente emplumado, demostrando que un dinosaurio más riguroso puede resultar bien en pantalla.

Therizinosaurus

Otro dinosaurio nuevo para la saga y otro terópodo cercanamente emparentado con las aves, pero de otra familia. Los tericinosaurios tenían proporciones muy diferentes, con largos brazos y bocas terminadas en un pico. Vivieron en lo que hoy es Asia a finales del Cretácico, y se ha sugerido que, aunque fueran terópodos, podrían tener una dieta más bien omnívora debido a su pico. Su característica más notable son las garras de sus manos, extremadamente largas. Y como parientes no muy lejanos de los pájaros y de los "dromis", estaban completamente emplumados. Y así aparecen en el tráiler.

Quetzalcoatlus

No se trata de un dinosaurio, sino de un reptil volador del grupo de los pterosaurios, como los Pteranodon y Dimorphodon que ya vimos anteriormente en la saga. Esta especie es una recién llegada a la franquicia. Recibe su nombre en honor al dios Quetzalcoatl de la mitología azteca, vivió a finales del Cretácico en Norteamérica, y está entre las especies más grandes de pterosaurios que existieron. Llama la atención que aparezca también recubierta de protoplumas. Y es que desde hace décadas tenemos evidencia de que los pterosaurios tenían una especie de filamentos que solemos llamar “picnofibras”. Gracias al hallazgo de fósiles excepcionalmente conservados de pterosaurios en los que podíamos ver en detalle la estructura de estas picnofibras, se ha propuesto que sean homólogas a las protoplumas de los dinosaurios.

Junto a estos dinosaurios y demás fauna extinta mencionada, aparecen otros habituales. Es el caso de Parasaurolophus (dinosaurios con pico de pato y crestas tubulares), Apatosaurus (el principal dinosaurio saurópodo -de cuello largo- de las últimas entregas), Allosaurus (un terópodo muy abundante durante el periodo Jurásico que ya vimos en El Reino Caído y en el corto Batalla en Big Rock), Nasutoceratops (dinosaurio con cuernos y creta, pariente cercano de Triceratops, al que también conocimos en Batalla en Big Rock), Dilophosaurus (el terópodo con doble cresta y cuya versión clonada escupía veneno, al que no veíamos desde Jurassic Park) y Mosasaurus (un reptil marino emparentado con los varanos y serpientes). Y en cuanto a sus protagonistas humanos, cabe destacar el regreso del trío original de científicos: los paleontólogos Ellie Sattler y Alan Grant, y el matemático Ian Malcolm.

Cuando la película estaba todavía en su fase de preproducción, anunciaron que se unía al equipo el paleontólogo Stephen Brusatte como asesor científico, relevando así a Jack Horner que llevaba siendo el asesor técnico desde la primera película de 1993. Apostando por un paleontólogo de las nuevas generaciones e involucrado activamente en la divulgación científica dejaron claro que esta entrega pretendía volver a ser “relevante” en cuanto a su representación de los dinosaurios, como lo fue en su momento Jurassic Park. El propio Steve lo dijo en sus redes sociales, “vamos a tener dinosaurios rigurosos”. Y así ha sido, junto a los dinosaurios con aspecto clásico del canon cinematográfico vamos a tener representaciones mucho más realistas y rigurosas con lo que sabemos a día de hoy de estos fascinantes animales que dominaron la Tierra hace millones de años.

 

Referencias:

Xu, X. et al 2004. Basal tyrannosauroids from China and evidence for protofeathers in tyrannosauroids. Nature, 431 (7009): 680-684.

Xu, X.; Norell, M.A. 2006. Non-Avian dinosaur fossils from the Lower Cretaceous Jehol Group of western Liaoning, China. Geological Journal, 41 (3–4): 419-437.

Turner, A. et al. 2007. Feather quill knobs in the dinosaur Velociraptor. Science, doi:10.1126/science.1145076.

Currie, P. J.; Varricchio, D.J. 2004. A new dromaeosaurid from the Horseshoe Canyon Formation (Upper Cretaceous) of Alberta, Canada. In: Feathered Dragons. Indiana University Press.

Allain, R.; Taquet, P. 2000. A new genus of Dromaeosauridae (Dinosauria, Theropoda) from the Upper Cretaceous of France. Journal of Vertebrate Paleontology, 20: 404-407.

Benton, M. J. et al. 2019. Pterosaur integumentary structures with complex feather-like branching. Nature Ecology & Evolution, 3 (1): 24–30.

Pakozoico

Francesc Gascó-Lluna (Pakozoico)

Doctor en Paleontología, especialista en dinosaurios y profesor en la Universidad Isabel I. Miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Paleontología e investigador colaborador del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED. Su especialidad es la paleobiología, la reconstrucción de la biología de estos seres vivos del pasado, en especial a través del estudio de sus huesos al microscopio.

Continúa leyendo