James Webb ha sido golpeado por una pequeña roca espacial

Era algo que la NASA contemplaba como posible. Un micrometeorito ha chocado contra uno de los segmentos del gran espejo del telescopio. ¿Va todo bien?

 

El telescopio espacial James Webb se encuentra a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, en el punto Lagrange L2 y, tan lejos de la Tierra, era inevitable que en el vacío del espacio ocurriera esto: la agencia espacial estadounidense ha informado que el telescopio ha sufrido un impacto en uno de sus segmentos de espejo primario a finales de mayo.

Las pequeñas partículas de roca o metal llamadas micrometeoroides surcan nuestro sistema solar habitualmente. Si bien suelen pesar menos de un gramo, siguen representando una amenaza importante para las naves espaciales porque su velocidad promedio en relación con la órbita es asombrosa (10 kilómetros por segundo).

 


No hay por qué preocuparse


Los ingenieros que construyeron el telescopio eran conscientes de estas posibles vicisitudes y fabricaron los espejos para que resistan este tipo de eventos cósmicos.

"Siempre supimos que Webb tendría que capear el entorno espacial, que incluye la intensa luz ultravioleta y las partículas cargadas del Sol, los rayos cósmicos de fuentes exóticas en la galaxia y los impactos ocasionales de micrometeoroides dentro de nuestro sistema solar", dice el ingeniero y subdirector de proyectos Paul Geithner del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. "Diseñamos y construimos Webb con margen de rendimiento (óptico, térmico, eléctrico, mecánico) para garantizar que pueda realizar su ambiciosa misión científica incluso después de muchos años en el espacio".

Este tipo de impactos continuarán ocurriendo durante toda la larga vida de James Webb en el espacio, por lo que su advenimiento está anticipado para no causar ningún problema al funcionamiento de este potente telescopio que nos hará ver la luz de las primeras estrellas.

El segmento afectado del espejo ha sido ajustado una primera vez, y los próximos ajustes planificados adicionales continuarán afinando esta corrección. Estos pasos se repetirán cuando sea necesario en respuesta a eventos futuros como parte del mantenimiento del telescopio a lo largo de la misión.

"Con los espejos de Webb expuestos al espacio, esperábamos que los impactos ocasionales de micrometeoritos degradaran con gracia el rendimiento del telescopio con el tiempo", dijo Lee Feinberg, gerente de elementos del telescopio óptico Webb en NASA Goddard. “Desde el lanzamiento, hemos tenido cuatro impactos de micrometeoritos medibles más pequeños que fueron consistentes con las expectativas y este más reciente es más grande de lo que suponían nuestras predicciones de degradación. Usaremos estos datos de vuelo para actualizar nuestro análisis de rendimiento a lo largo del tiempo y también desarrollaremos enfoques operativos para asegurarnos de maximizar el rendimiento de imágenes de Webb en la mejor medida posible durante muchos años".

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo