Isabel Márquez: astrofísica española se adentra en el núcleo galáctico

Hablamos con Isabel Márquez Pérez este 8M, una investigadora astrofísica española cuyo trabajo se centra en la formación de núcleos galácticos activos

Isabel Márquez Pérez lleva varias décadas dedicándose a estudiar las regiones interiores de galaxias cercanas y lejanas, pero recuerda la primera chispa que hizo prender su curiosidad científica. Recuerda cuando era pequeña, con 7 u 8 años, a su madre, que fue maestra hasta que se casó. A su madre le encantaba enseñar a quien tuviera cerca. Cuando Isabel llegó en el colegio al tema de los eclipses, quiso explicárselo ella. Estaban en su dormitorio con la luz apagada y solo con la lámpara de la mesilla, con una bola del mundo de esas que teníamos todos en casa y con una pelota de tenis le explicó en qué consistían los eclipses. Isabel cree que en aquel momento empezó a imaginarse las escalas del universo. Se quedó fascinada. A cuenta de esto su madre le regaló un libro de divulgación de astronomía para niños y recuerda que explicaran cómo recrear los cráteres de la luna con harina. Ella durante un tiempo quiso ser directora de orquesta (pues también tiene mucho interés por la música y aprendió a tocar la guitarra desde muy pequeña y más tarde el piano) pero finalmente se decantó por la física.

Esto la llevó desde su Extremadura natal hasta Madrid, donde se licenció en Astrofísica por la Universidad Complutense de Madrid. Más tarde se doctoró en este mismo tema por la Universidad de Granada. Tras la licenciatura y el doctorado se especializó en los Núcleos Activos de Galaxias (o AGNs por sus siglas en inglés). El nombre es bastante descriptivo y hace referencia a la parte central de algunas galaxias que presentan una actividad que no somos capaces de explicar tan solo con la formación de estrellas (ni siquiera la formación más violenta que podamos considerar). Esta actividad no es inesperada tan solo por la cantidad de energía emitida, sino por su distribución en el espectro electromagnético y por los procesos que dan lugar a toda esa energía. 

En estas galaxias el agujero negro supermasivo de su centro, de millones o miles de millones de veces la masa del Sol, recibe material de toda esta región interior. Concretamente en el disco de acrecimiento se producen fenómenos que emiten chorros de partículas y vientos muy energéticos, que son lo que observamos desde aquí. Ella se dedica a estudiar estos núcleos galácticos desde una escala más grande e investiga sobre los diferentes mecanismos que pueden llegar a activarlos de esta forma.

A pesar de llevar décadas dedicándose a estos temas, Isabel comenta que su curiosidad no ha hecho más que crecer con el tiempo. No solo en temas de astrofísica, como los detalles más íntimos de la formación estelar a partir de nubes moleculares, si no que también le parece fascinante la neurociencia y la neurofisiología, el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso. También le habría gustado aprender a tocar algún instrumento musical más.

Isabel Márquez exposición AstrónomAs
Isabel Márquez en la exposición AstrónomAs del IAA

Durante su formación tuvo varias figuras que sirvieron como referente y modelo. Hace referencia a sus años de doctorado y recuerda haberse interesado por las investigaciones de V.C. Rubin, sin saber al principio que estas investigaciones que tan importantes han resultado ser para la astrofísica actual eran de una mujer, Vera Cooper Rubin. Lamenta que la astrofísica estadounidense se quedara sin recibir el Nobel, pero comenta que a pesar de ello no dejó de ser un referente en su vida. También comenta la importancia de referentes más cercanos y habla concretamente de dos científicas de las que aprendió durante su etapa postdoctoral. Con ellas aprendió mucha astrofísica y el oficio de investigadora, pero también que podía tener un hueco en un mundillo que no siempre lo ponía fácil. Ellas fueron Josefa Masegosa del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) y Florence Durret, del Institut d'Astrophysique de Paris, donde Isabel realizó una estancia postdoctoral.

Tras su estancia en Paris volvió a Granada, al IAA, donde ha desarrollado su investigación desde entonces. Desde 2017 es Vicedirectora de Ciencia en este instituto de investigación y desde 2018 es Directora Científica de su proyecto Severo Ochoa. Además de a la investigación científica también ha dedicado su tiempo a reivindicar el papel de la mujer en la ciencia.

Según su opinión, ella ha sido capaz de entender esta situación con los años, al ver cómo se ha ido desarrollando su propia carrera y la de sus colegas. Comenta la dificultad de establecer una familia en los inicios de la carrera científica. Considera que la situación ha mejorado en los últimos años, pero que este avance podríamos entenderlo como subir una cuesta pedaleando: si dejamos de pedalear no solo nos paramos, sino que podemos volver hacia atrás.

Para Isabel este avance ha venido desde varios ámbitos. Desde las instituciones, con leyes que hacen incuestionables cosas que antes sí lo eran, pero también gracias a que ahora somos más conscientes de que la ciencia (y cualquier otro ámbito humano) se enriquece cuando tenemos en cuenta todos los puntos de vista e incluímos la diversidad, de sexos pero también de otros tipos, en el día a día. Sin embargo le preocupa que estos avances puedan darnos una falsa sensación de éxito y que olvidemos todo lo que queda por hacer e insiste en que estos problemas no se solucionan únicamente con normativas y campañas, sino que hace falta que formen parte de nuestra educación.

También considera importante dar visibilidad a esa diversidad porque puede evitar crearnos la falsa imagen de que no encajamos en cierto ámbito, de que “no pintamos nada”. Resalta que la solución está en manos de todo el mundo. Que debemos involucrarnos y colaborar para enfrentarnos a un problema que nos afecta, seamos mujeres o no, y al que deberemos dar respuesta en los momentos y de la forma que sean oportunos. 

Para ella puede ser frustrante la lentitud del cambio y ver cómo a veces se dan pasos hacia atrás, pero opina que la clave está en aunar fuerzas y hacer partícipe a todo el equipo, sea éste de investigación o de otro tipo. Destaca también la función de quienes nos dedicamos a la divulgación, a acercar la ciencia al público general, en esta tarea de dar visibilidad y crear conciencia.

Isabel Márquez es una mujer que habla con pasión de los enigmas del universo pero también de las injusticias y de los sinsentidos de la condición humana. Hablamos sobre cómo moldean nuestra imagen del mundo y nuestro lugar en él cosas aparentemente tan inofensivas como el lenguaje, los ejemplos y roles que se nos muestran en la televisión, la publicidad o incluso los libros de texto o divulgativos. Ella lo compara a la lluvia fina, a la que tal vez menospreciamos o ignoramos por no ser torrencial y ruidosa, pero que consigue calar en la tierra y hacer crecer las semillas que plantamos en ella.


Referencias de interés:

Vera C. Rubin, 1983, The Rotation of Spiral Galaxies, Science, DOI: 10.1126/science.220.4604.1339

Artículos publicados por Isabel Márquez disponibles en: https://arxiv.org/search/?searchtype=author&query=M%C3%A1rquez%2C+I
José Luis Oltra de perfil

José Luis Oltra (Cuarentaydos)

Soy físico de formación y viajero de vocación. Divulgo ciencia allí donde me lo permiten, aunque principalmente en youtube y tiktok bajo el nombre de Cuarentaydos. Por aquí me verás hablando de la física del universo, desde las galaxias y estrellas más grandes hasta las partículas subatómicas que las componen.

Continúa leyendo