Identifican los genes que nos diferencian de los erizos o las moscas

Por primera vez se han localizado los genes que hacen a unos animales más complejos que otros.

También te puede interesar: Desarrollan una técnica para clonar miles de genes al mismo tiempo

Según Sharpe, "estas proteínas parecían ser excelentes candidatas para averiguar lo que subyace debajo de la enorme variedad de grados de la complejidad en los animales. Esperábamos identificar genes que interactuasen directamente con el ADN en la regulación de otros genes, pero este no fue el caso.

En cambio, lo que pasó fue que identificamos genes que interactúan con la cromatina. Los resultados que obtuvimos sugieren que la creciente habilidad de ciertas proteínas para interactuar con otras a la hora de regular la organización dinámica de la cromatina en el núcleo es un componente de la complejidad animal".

Esto es importante, porque los científicos biomédicos pueden entender mejor las enfermedades humanas a base de estudiarlas en animales. Pero a la vez, nos preocupa que un modelo animal pueda ser demasiado simple para resultar útil al aplicarlo en humanos y que los resultados que vemos en una especie más simple no tengan correlación con lo que ocurre en animales más complejos.

SEGURO QUE TE INTERESA...

Comprender las diferencias inherentes en la organización a nivel genético entre los animales y las limitaciones que esto trae consigo a la hora de interpretarlas nos puede ayudar a realizar una selección más racional de los modelos apropiados y eficaces en biomedicina. Investigaciones previas de Sharpe y su equipo encontraron tres factores que influyen en las proteínas fabricadas por un solo gen –el NCoR– y que eran más diversos en las especies más complejas como los humanos en comparación con animales más simples como los erizos de mar:

-La duplicación genética. Aunque no haya una diferencia significativa en el número total de genes en un genoma, algunos genes específicos se duplican una o más veces. Por ejemplo, hay un gen NCoR en el erizo de mar y dos en los humanos.

-Los genes simples a veces fabrican más de una proteína. El RNA mensajero que conecta el gen con la proteína puede procesarse mediante un empalme para generar un rango distinto de mRNAs, cada uno de los cuales codifica una proteína relacionada pero distinta. Por ejemplo, el gen del erizo de mar produce solo un tipo de RNA, mientras que en humanos el gen 
NCoR2 produce más de 30, cada uno de ellos con una función diferente.

-La mayoría de las proteínas están englobadas en dominios con funciones específicas. Sharpe y su equipo descubrieron que el número de dominios aumenta con NCoR de uno en los erizos de mar a tres en los humanos.

Etiquetas: animalesgenoma humanogenéticaproteínas

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS

También te puede interesar