¿Cómo se forma un tsunami?

La mayoría de las olas se forman debido a los vientos o las mareas, pero los tsunamis tienen una causa completamente diferente.

La mayor parte de los terremotos de gran magnitud se originan en zonas de subducción donde una placa oceánica se desliza bajo una placa continental o bajo otra placa oceánica más joven. Cuando esto ocurre en el suelo oceánico puede dar lugar a un tsunami como el que el 11 de marzo de 2011 golpeó a Japón. El tsunami está formado por una serie de ondas oceánicas extremadamente largas -con longitudes de onda del orden de cientos de  kilómetros- que, en aguas profundas, se propagan a una velocidad que puede superar los 800 kilómetros por hora. A medida que el tsunami alcanza aguas costeras la columna de agua reduce su velocidad, aumentando rápidamente la energía y la altura de la ola. Las aguas se retiran justo antes que el tsunami irrumpa, dejando en ocasiones los arrecifes al descubierto.

El tsunami embiste la costa arrasándolo todo tanto al entrar en tierra como al salir de nuevo al mar. De hecho, la ola de regreso puede ser tan devastadora o más que la de entrada, ya que cuando la masa de agua fluye de vuelta al mar arrastra escombros que aumentan su fuerza de empuje.

 

 

"Tsunami" es una palabra japonesa que significa "ola en la bahía", pero eso no dice mucho sobre su naturaleza, ya que los tsunamis no se limitan a los puertos o bahías. Un término más preciso sería "olas sísmicas del mar", y las describiría con mayor precisión. Sin embargo, la palabra tsunami es la que todos usamos hoy. Algunas personas se refieren a ellos como "maremotos", pero ese término es técnicamente incorrecto y debe evitarse en este contexto.

Los tsunamis son olas, pero a diferencia de las olas provocadas por el viento, tienen una longitud de onda mucho mayor. En el contexto de la física, no en el contexto de las olas del mar, una característica definitoria de cada ola es su longitud de onda. Las olas de viento tienen longitudes de onda cortas que se pueden ver claramente en cualquier costa. Vienen cada pocos segundos, pero un tsunami tiene una gran longitud de onda, a menudo de más de cien kilómetros y es por eso que son tan peligrosos.

La destrucción de un tsunami proviene de toda la energía acumulada en esa agua. La ola choca contra la tierra y debido a la cantidad de energía que empuja el agua, simplemente fluye hacia la tierra. No se detiene, porque hay más agua detrás con tanta energía empujando. Esto es lo que causa la destrucción. No es una ola masiva que traga edificios enteros. En cambio, es la energía detrás de la ola la que hace todo el daño.

 

También te puede interesar:

En casos raros, los tsunamis también pueden ser causados por deslizamientos de tierra, erupciones de volcanes y meteoritos. En todos los casos, el principio principal es el mismo: una masa de agua se desplaza y cuando se acerca a la costa comienza a crecer en altura. Sin embargo, el mecanismo de desplazamiento difiere en cada uno de los escenarios.

 

Deslizamiento de tierra



Bajo el agua, los deslizamientos de tierra son a menudo similares a los volcanes que crean avalanchas en el mar. Este proceso ocurre como resultado de un terremoto, por lo que, en cierto modo, la fuente principal sigue siendo un terremoto. Sin embargo, los terremotos también pueden simplemente aflojar la masa de tierra que comienza a caer en algún momento posterior.

 

 



Los volcanes pueden formar tsunamis a través de dos mecanismos: o colapsan o expulsan la materia con tal fuerza que elevan el agua. En el primer caso, los volcanes terrestres también pueden causar tsunamis, si están muy cerca del mar.

A estas alturas, ya te habrás dado cuenta de por qué los tsunamis son tan peligrosos. Pueden ser muy largos (100 kilómetros es una longitud razonable), muy altos (el tsunami de Japón de 2011 midió más de 10 metros) y pueden viajar extremadamente rápido sin perder gran parte de su energía. Un terremoto en el océano puede enviar varios tsunamis devastadores a cientos o incluso miles de kilómetros de distancia.

 

 

 

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo