Huellas de dinosaurios que fueron tomadas como evidencias divinas

Algunas icnitas han sido atribuidas al cuervo de Noé, al Pájaro del Trueno o al Caballo de Santiago.

 

Imagina por un momento que desconoces por completo la existencia de dinosaurios en el pasado. Supongamos que una tarde, caminando por el campo, encuentras huellas enormes que no sabes identificar con ningún animal que conozcas. Tienen tres dedos y dejan una pisada como si una gallina gigante hubiese paseado por allí. Te agachas a tocar el molde que ha quedado en el suelo y descubres que es roca pura y dura lo que estás tocando. ¿Qué animal tan pesado podría dejar huellas en un material tan duro?

Hoy día esta situación resulta cómica, pero hubo quien se topó por primera vez con fósiles de seres extraños que ya no viven entre nosotros y se tuvo que hacer preguntas similares. De hecho, sorprendentemente, sigue habiendo personas que creen que lo de los dinosaurios es una farsa. Ya sabes que ahora está de moda el negacionismo de temas sumamente contrastados. Pues bien, de entre las diversas teorías que el ser humano ha podido extraer de la observación de fósiles de dinosaurios, se han dado muchos casos que, cómo no, han adjudicado esos restos a la presencia de seres divinos o relacionados a mitos y leyendas de distintas religiones y creencias a lo largo del mundo.

Animales del cristianismo

En 1802 se hallaron huellas de dinosaurios en el valle de Connecticut. Tenían morfología tridáctila, es decir, con tres dedos, por ello se pensó que serían huellas de aves. Se interpretó que podían ser marcas producidas por el paso de aves de corral, pero probablemente eran las huellas del cuervo que Noé envió desde su arca para comprobar si encontraba dónde posarse o todo seguía inundado.

La bahía de Lagosteiros, en Portugal, es una de las áreas más destacadas para el estudio de icnitas (huellas fosilizadas dejadas por un organismo) en la Península Ibérica. Las marcas de este lugar fueron identificadas como el rastro que dejó una mula que transportó a la Virgen desde la costa hacia el interior.

En la Rioja existen huellas tridáctilas con un nivel de conservación excepcional. También son tridáctilas, pero ello no impidió que los campesinos y pastores de la zona atribuyeran las marcas al caballo de Santiago.

El Pájaro del Trueno

Entre las culturas indígenas de Norteamérica es muy importante la conexión con la naturaleza. Todas sus creencias ofrecen, en mayor o menor medida, relaciones entre lo divino y lo terrenal a través de plumas, pieles, animales, plantas y, en definitiva, todo aquello que supone el entorno de sus hábitats.

Por Texas corren las aguas del río Paluxy. En sus inmediaciones se encuentran yacimientos de huellas de dinosaurios con bastante fama en el país. Jim Farlow, paleontólogo estadounidense, argumentó que estas huellas pudieron ser tomadas por los indios de la zona como rastros del Pájaro del Trueno.

Pero todavía más interesante resulta la relación entre los indios hopis y las icnitas. Esta cultura amerindia se ubica en los actuales estados de Arizona y Colorado. Los hopis realizan la “Danza de la Serpiente” para pedir al cielo y a sus seres mitológicos que llueva. Este ritual se repite de manera similar en otras culturas vecinas. La “Danza de la lluvia” es una ceremonia vital para unas culturas que viven en zonas tan secas.

En el caso de los indios hopis se visten con sus mejores galas. Tocados con plumas, pinturas por el cuerpo y el rostro, colgantes, brazaletes y pulseras. Entre la vestimenta, nos interesan las faldas que portan durante el rito, en ellas podemos ver símbolos con formas de huellas tridáctilas. Es evidente que este pueblo descubrió huellas de dinosaurios hace mucho y las atribuyó a algún ser poderoso de sus creencias. Es por ello que, al igual que las plumas y otros símbolos relacionados con divinidades, se envuelven en huellas de dinosaurios, para ellos evidencias del paso por la tierra de divinidades.

Huellas de dragones

La medicina tradicional china tiene a los fósiles por restos de dragones con capacidades curativas. Son artículos comerciales muy solicitados y estos “dientes de dragón” o “huesos de dragón” se siguen vendiendo para tratar afecciones de riñones, del hígado y el aparato digestivo o como remedio para la epilepsia y las pesadillas entre otros problemas.

En Alemania se descubrieron icnitas de Cheirotherium, un reptil arcosaurio parecido a un cocodrilo. En 1941 todavía había quien relacionaba estas huellas con el dragón al que mató Sigfrido. En los mitos que tienen a dragones como protagonistas, es común encontrar la figura del matador de dragones. El cristianismo tiene a san Jorge como máximo exponente de esta tradición, pero un poema épico alemán del siglo XIII, “Los nibelungos”, relata cómo el héroe Sigfrido mató a un dragón. Para algunos, la bestia dejó sus huellas marcadas en la roca.

Referencias:

Sanz, J. L. 1999. Mitología de los dinosaurios. Taurus.

Zanza López, G. 2015. ¿Huellas de dinosaurio en la ropa de los indios Hopi? blogmadeinpangea.blogspot.com.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo