Hubble capta una imagen espectacular de Palomar 6

Un campo repleto de estrellas brillantes cerca del centro de la Vía Láctea, en esta nueva instantánea del telescopio.

 

Lo que tenemos ante nuestros ojos es un brillante campo estelar, capturado por la Cámara de Campo Amplio 3 y la Cámara Avanzada para Sondeos del Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA. ¿Qué estamos observando? La imagen contiene el cúmulo globular ESO 520-21 (también conocido como Palomar 6), una colección de estrellas muy agrupada, que se encuentra cerca del centro de la Vía Láctea.

Palomar 6 o ESO 520-21 se encuentra en la constelación de Ofiuco, cerca del ecuador celeste. Ofiuco fue, precisamente, una de las 48 constelaciones que aparecieron en los escritos del astrónomo egipcio del siglo II, Ptolomeo, que se encuentran entre las 88 constelaciones reconocidas oficialmente por la Unión Astronómica Internacional en la actualidad.

Pero no todas las constelaciones propuestas por los astrónomos a lo largo de la historia han sobrevivido: entre las constelaciones olvidadas u obsoletas se encuentran Felis (el gato), Rangifer (el reno) e incluso Officina Typographica (el taller de impresión).

Cúmulos y estrellas

Los cúmulos globulares se encuentran entre los objetos más antiguos conocidos del universo y son reliquias de las primeras épocas de formación de galaxias. Contienen cientos de miles o quizás un millón de estrellas y se cree que cada galaxia tiene una población de cúmulos globulares. Algunas, como nuestra Vía Láctea, tienen unos pocos cientos, mientras que las galaxias elípticas pueden tener varios miles.

Palomar 6 NASA / ESA / Hubble / R. Cohen.
Palomar 6 NASA / ESA / Hubble / R. Cohen.

“Palomar 6, una colección de estrellas densamente agrupada y aproximadamente esférica, se encuentra cerca del centro de la Vía Láctea, donde el gas y el polvo interestelar absorben la luz de las estrellas y hacen que las observaciones sean más desafiantes”, dijeron los astrónomos del Hubble. “Esta absorción por el material interestelar afecta algunas longitudes de onda de luz más que otras, cambiando los colores de los objetos astronómicos y haciendo que parezcan más rojos de lo que realmente son. Llamamos a este proceso 'enrojecimiento', y hace que sea particularmente difícil determinar las propiedades de los cúmulos globulares cercanos al centro galáctico", apuntan los expertos.

Referencia:  NASA / ESA / Hubble / R. Cohen.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo