Homo sapiens pudo llegar a Europa 10.000 años antes de lo que se pensaba

Un yacimiento en Francia muestra una ocupación alterna entre neandertales y sapiens.

Hasta ahora se pensaba que los humanos modernos llegaron a Europa hace entre 45 000 y 43 000 años. Sin embargo, en el sur de Francia han aparecido restos de Homo sapiens datados con una antigüedad de 55 000 años aproximadamente. Estos fósiles suponen la evidencia más antigua conocida de la presencia de Homo sapiens de Europa y podrían cambiar por completo la concepción que tenemos sobre el contacto y convivencia entre humanos modernos y otras especies de homínidos en Eurasia.

El diente de un niño: nuestro rastro más antiguo en Europa

Ludovic Slimak, de la Universidad de Toulouse, lleva 24 años dirigiendo las excavaciones en Grotte Mandrin, un yacimiento cercano a la ciudad de Malataverne, en la orilla oriental del medio del río Ródano. De este enclave se han rescatado alrededor de 60 000 objetos de piedra y más de 70 000 huesos de animales entre los que destacan caballos, bisontes y ciervos. La secuencia estratigráfica del yacimiento se muestra en 3 metros de profundidad que contienen 12 capas distintas de sedimentos que cuentan la historia del lugar desde el Paleolítico Medio al Paleolítico Superior. 

Entre estas capas han aparecido nueve dientes de homínidos de manera aislada. Los investigadores son capaces de distinguir entre los dientes de un neandertal y los de un H. sapiens por sus formas y tamaños. Han encontrado el diente de un niño de entre 2 y 6 años de la especie Homo sapiens. Hasta la fecha, este diente es el material de Homo sapiens más antiguo de Europa.

Este hallazgo situaría 10 000 años antes de lo que se pensaba la llegada de Homo sapiens a Europa. Con todo, no es lo único interesante que se ha descubierto en Grotte Mandrin. Ludovic Slimak y su equipo de investigación han documentado el primer lugar ocupado de manera alterna por neandertales y humanos modernos. Según el estudio, publicado en la revista “Science Advances”:

“Determinar el grado de superposición entre los humanos modernos y otros homínidos en Eurasia, como los neandertales y los denisovanos, es fundamental para comprender la naturaleza de sus interacciones y lo que condujo a la desaparición de los homínidos arcaicos”.

Un hogar compartido por neandertales y Homo sapiens

Para lograr un mayor conocimiento sobre esta cuestión, resulta fundamental un hallazgo como el de Grotte Mandrin, que podría demostrar un proceso migratorio por parte de Homo sapiens a lo largo de un período de tiempo más prolongado del que se tiende a sospechar. Un grupo reducido de Homo sapiens, apenas una treintena de individuos, ocupó Grotte Mandrin hace unos 55 000 años y estuvieron allí durante unos 40 años, después de que sirviera como refugio a los neandertales. Tras esas cuatro décadas de ocupación, los neandertales regresaron al lugar. Tras ellos, de nuevo un grupo de Homo sapiens se asentó hace entre 44 100 y 41 500 años, es decir, unos 14 000 después de que la especie visitara por primera vez el enclave. Según Slimak: 

“Este no fue un campamento de cazadores-recolectores a corto plazo, sino una colonización tentativa de Europa”.

Yacimiento en Francia
Vista del yacimiento de Grotte Mandrin. Ludovic Slimak. CNRS.

Este descubrimiento confirmaría que no se puede hablar de un antes y un después en la llegada del hombre moderno a Europa. Es decir, no podemos citar una fecha clave para hablar de tal hito, sino que estaríamos ante un proceso de migración largo, paulatino y arrítmico, por lo que habría que dejar de pensar en “la llegada de Homo sapiens a Europa” para hablar de “las llegadas de Homo sapiens a Europa”. Y, por supuesto, los investigadores no descartan que hubieran podido llegar en fechas más tempranas a las datadas en el yacimiento del sur de Francia. 

Además, el contexto arqueológico estudiado implicaría un contacto más prolongado en el tiempo entre los neandertales que ya residían en el continente y los individuos de Homo sapiens que migraron hacia esta zona.

Críticas al estudio

Como suele ocurrir con estas teorías revolucionarias, no faltan científicos que pongan en duda lo que se plantea. De entrada, hay quien piensa que un solo diente de Homo sapiens podría no ser evidencia suficiente para sostener que las herramientas de esa fase fueron fabricadas por esta especie y no por neandertales. Además, los estudios genéticos demuestran que existió apareamiento entre neandertales y Homo sapiens, por lo que los descendientes de aquellas primeras poblaciones pudieron ser los seres híbridos que ocuparan el yacimiento y dejaran los restos de su vida en este refugio

Es por ello que, a fin de conocer mejor la identidad evolutiva de los ocupantes de Grotte Mandrin, Slimak y su equipo están intentando extraer ADN de los dientes de los homínidos. Estaremos atentos a próximas publicaciones para ver los resultados obtenidos.

Referencias:

Bower, B. 2022. Homo sapiens may have reached Europe 10,000 years earlier than previously thought. sciencenews.org

Slimak, L. et al. 2022. Modern human incursion into Neanderthal territories 54,000 years ago at Mandrin, France. Sciences Advances 8, 6. DOI: 10.1126/sciadv.abj9496.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo