Han encontrado ADN de un millón de años en la Antártida

Se trata del ADN marino más antiguo del mundo y podría aportarnos datos no solo del pasado, sino también del futuro (a causa del cambio climático).

 

Un equipo internacional de científicos ha encontrado el ADN marino más antiguo del mundo en el mar de Scotia, al norte de la Antártida. Tiene un millón de años de antigüedad y ha sido hallado en sedimentos antárticos.

La Antártida es una de las regiones más vulnerables al calentamiento global en la Tierra y este hallazgo podría arrojar luz sobre lo que vivió en el océano hace 1 millón de años y cuáles serían las respuestas de los ecosistemas oceánicos al cambio climático en el futuro.

 


Fragmentos orgánicos de valor incalculable

Técnicamente conocidas como sedaDNA, ADN antiguo sedimentario (que puede encontrarse tanto en cuevas terrestres como en el permafrost subártico y otros lugares), estos fragmentos de material orgánico fueron encontrados bajo el suelo del Mar de Scotia al norte de la Antártida por un equipo de investigadores internacionales dirigido por la Universidad de Tasmania en Australia. Los sedimentos fueron adquiridos inicialmente durante la Expedición IODP 382 "Iceberg Alley and Subantarctic Ice and Ocean Dynamics" en 2019 y han llevado un largo proceso de análisis para comprobar que el ADN no está contaminado y es auténtico, como la investigación de patrones de daño característicos relacionados con la edad en los fragmentos de ADN recuperados.

"Esto comprende, con mucho, el ADN de seda marino autenticado más antiguo hasta la fecha", explicó Linda Armbrecht, investigadora principal de la Universidad de Tasmania.

Este ADN es muy valioso ya que, gracias a las bajas temperaturas, el bajo nivel de oxígeno y la falta de radiación ultravioleta, los entornos marinos polares, como el mar de Scotia, son lugares fantásticos para que el ADN de este tipo permanezca intacto, a la espera de que un equipo de investigación lo encuentre, como en este caso.

adn-millon-años
Thomas Ronge

Entre los organismos detectados en los fragmentos estaban las diatomeas, u organismos unicelulares, cuyo ADN se detectó hace 540.000 años.

Los investigadores pudieron vincular la abundancia de diatomeas con períodos más cálidos, el último de los cuales en el mar de Scotia fue hace unos 14.500 años, cuando se produjo un cambio en la red alimentaria del Mar de Scotia. Eso condujo a un aumento en la actividad general de la vida marina en toda la región de la Antártida.

"Este es un cambio interesante e importante que está asociado con un aumento rápido y mundial en los niveles del mar y una pérdida masiva de hielo en la Antártida debido al calentamiento natural", dijo el geólogo Michael Weber, de la Universidad de Bonn en Alemania y coautor del trabajo que publica la revista Nature Communications.

El estudio muestra que las investigaciones de sedaDNA marino pueden extenderse a cientos de miles de años, allanando el camino para investigar alteraciones en todo el ecosistema marino y variaciones en la paleoproductividad durante numerosos ciclos de la edad de hielo.

Comprender más sobre los cambios climáticos del pasado y cómo respondió el ecosistema oceánico significa que podemos obtener modelos y predicciones más precisos sobre lo que podría suceder con el paso del tiempo alrededor del Polo Sur.

También te puede interesar:

Referencia: Armbrecht, L., Weber, M.E., Raymo, M.E. et al. Ancient marine sediment DNA reveals diatom transition in Antarctica. Nature Communications 13, 5787 (2022). https://doi.org/10.1038/s41467-022-33494-4

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo