Hallan una estrella que se enciende y se apaga cada 30 minutos

La estrella se encuentra a unos 1.400 años luz de distancia de la Tierra y, al parecer, extrae materia de una compañera más pequeña.

estrella-enciende
Helena Uthas

Un equipo de astrónomos de la Universidad de Durham (Inglaterra) ha descubierto gracias a los datos del satélite TESS de la NASA (habitualmente utilizado para cazar planetas fuera del sistema solar), una enana blanca que “se enciende y se apaga” cada 30 minutos, un comportamiento que anteriormente solo se había visto cada días o meses; nunca tan rápido.

La estrella en cuestión se encuentra en el sistema TW Pictoris, situado a 1.400 años luz de distancia de la Tierra.

 


¿A qué se deben estas caídas y aumentos abruptos de brillo?

Las enanas blancas se encuentran entre los objetos celestes más estudiados y entendidos del universo porque a nuestra estrella le espera tal desenlace dentro de unos 5.000 millones de años.

Los expertos, dirigidos por la investigadora Simone Scaringi en el Centro de Astronomía Extragaláctica de la Universidad de Durham, estaban estudiando cómo la enana blanca acumulaba material de su estrella compañera cuando observaron que el brillo de la enana blanca de repente se desplomaba. Lo normal es que al devorar hidrógeno de su estrella compañera, la estrella se vuelva más brillante. Y debido a que el flujo de material hacia el disco de acreción de la enana blanca desde su estrella compañera es relativamente constante, no debería afectar drásticamente su luminosidad en escalas de tiempo tan cortas.


"Ver el brillo de TW Pictoris caer en picado en 30 minutos es en sí mismo extraordinario, ya que nunca se ha visto en otras enanas blancas en acumulación y es totalmente inesperado desde nuestra comprensión de cómo se supone que estos sistemas se alimentan a través del disco de acreción", explica Scaringi en su estudio publicado en la revista Nature Astronomy. "Parece que se enciende y se apaga".

El satélite permitió al equipo ver caídas y aumentos abruptos en el brillo nunca antes visto en una enana blanca en crecimiento en periodos tan cortos de tiempo. Los astrónomos creen que lo que están presenciando podrían ser reconfiguraciones del campo magnético de la superficie de la enana blanca a medida que incorpora más y más hidrógeno. Durante esta fase, la cantidad de combustible de la que puede alimentarse la enana blanca se regula mediante un proceso llamado activación magnética. El campo magnético giraría tan rápidamente, que una barrera centrífuga impediría que el combustible del disco de acreción cayese constantemente sobre la enana blanca, provocando estos pequeños aumentos semirregulares del brillo que ven los astrónomos.

Estas observaciones pueden resultar un paso muy importante en nuestra comprensión del comportamiento de acreción, ya que las enanas blancas son mucho más comunes en el universo que las estrellas de neutrones o los agujeros negros.

El Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS), se lanzó en abril de 2018 y desde su lanzamiento, ha identificado 154 planetas, con 4.471 candidatos adicionales, según la NASA. Completó su misión principal el 4 de julio de 2020 y ahora se encuentra en una misión extendida.

 

Referencia: Simone Scaringi, An accreting white dwarf displaying fast transitional mode switching, Nature Astronomy (2021). DOI: 10.1038/s41550-021-01494-x. www.nature.com/articles/s41550-021-01494-x

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo