Hallan un escurridizo agujero negro 'Ricitos de oro' que tiene 55.000 veces la masa del Sol

Se trataría de un agujero negro de masa intermedia, a camino entre los gigantescos agujeros negros supermasivos del centro de las galaxias y los más pequeños.

ricitos-de-oro
Carl Knox, OzGrav.

No es el más pequeño ni el más grande, sino precisamente uno que se encuentra en una esquiva categoría intermedia. Un equipo de astrónomos de la Universidad de Melbourne (Australia) ha descubierto un insólito agujero negro “Ricitos de oro” que tiene aproximadamente 55.000 veces la masa del Sol, y que "no es ni demasiado grande ni demasiado pequeño" sino de un agujero negro de tamaño intermedio; un eslabón perdido entre las dos poblaciones de estas estructuras invisibles que son capaces de desgarrar estrellas y engullir el espacio-tiempo (los de clase estelar, de unas 3-10 veces la masa de nuestro Sol y los supermasivos, que son millones o miles de millones más masivos).

Los agujeros negros de clase estelar se forman cuando una estrella moribunda acaba colapsando. Respecto a los agujeros negros supermasivos... aún nos faltan piezas del rompecabezas de estos devoradores de materia para certificar su origen exacto.

 


¿Cómo lo han descubierto?

La mayoría de los agujeros negros que hemos observado son de tamaño estelar o supermasivos, pero los agujeros negros de masa intermedia han sido más esquivos.

El hallazgo de esta evidencia ha sido posible gracias a una explosión cataclísmica: un estallido de rayos gamma; un destello de medio segundo de luz de alta energía. Los estallidos de rayos gamma son liberaciones increíbles de energía, procedentes de supernovas extremadamente brillantes o de una fusión de estrellas cuya luz estaba alineada con el agujero negro. Como los agujeros negros deforman el espacio-tiempo a su alrededor, dicha deformación crea una lente gravitacional, por lo que la luz del estallido de rayos gamma se magnifica y distorsiona por la presencia de este agujero negro.

Los investigadores adaptaron un potente software desarrollado para detectar agujeros negros a partir de ondas gravitacionales para establecer que los dos destellos eran imágenes del mismo objeto. Esto permitió realizar ciertas estimaciones acerca del escurridizo agujero negro de masa intermedia.

 

 

Un agujero negro primordial

Según los expertos, podría ser una 'reliquia antigua' que data de antes de que se formaran las primeras estrellas y galaxias en el universo, según sugieren los autores en la revista Nature Astronomy que recoge el estudio. De hecho, se cree que posiblemente encarnen las semillas de lo que posteriormente se transformarían en los agujeros negros supermasivos que viven en el corazón de las galaxias, como Sagitario A*, de nuestra Vía Láctea (o el recientemente fotografiado M87 del que hemos podido observar el campo magnético que rodea a este monstruo gravitacional, que es tres millones de veces más grande que la Tierra).


El agujero negro de masa intermedia se encuentra a 3.000 millones de años luz de distancia y los investigadores estiman que hay unos 46.000 agujeros negros de masa intermedia en las cercanías de nuestro vecindario cósmico.

"Usando este nuevo candidato a agujero negro, podemos estimar el número total de estos objetos en el universo. Predijimos que esto podría ser posible hace 30 años, y es emocionante haber descubierto un ejemplo sólido", explica Rachel Webster de la Universidad de Melbourne y coautora del trabajo.

 

 

También te puede interesar:

Referencia: Evidence for an intermediate-mass black hole from a gravitationally lensed gamma-ray burst, Nature Astronomy (2021). DOI: 10.1038/s41550-021-01307-1

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo