Hallan en Atapuerca un nuevo fragmento del cráneo de ‘Miguelón’, el mejor conservado del Paleolítico

Se trata de un nuevo hueso parietal encontrado en la Sima de los Huesos. Los paleontólogos están reconstruyendo los esqueletos de una treintena de individuos con miles de restos fósiles.

Miguelón, también conocido como ‘cráneo número 5’, el mejor conservado del mundo procedente del Paleolítico, ha sumado un nuevo fragmento a su célebre calavera. El hallazgo ha sido anunciado coincidiendo con el Día Internacional de los Museos, y de la manera más original: a través de la propia cuenta de Twitter del propio Miguelón (bautizado así en honor al ciclista español Miguel Induráin): “Soy el cráneo 5, el mejor conservado del mundo y tengo Telegram”, se puede leer en su descripción. 

El descubrimiento consiste en un nuevo hueso parietal encontrado en la Sima de los Huesos de Atapuerca. “Los paleontólogos están reconstruyendo los esqueletos de una treintena de individuos con miles de restos fósiles. Es el gran puzzle de nuestra historia de Atapuerca”, añade ‘Miguelón’, a través de su cuenta de Twitter. 

El cráneo número 5, que se encuentra en exposición, ha sido escaneado en varias ocasiones por los científicos. El descubrimiento de hoy añade una pieza más al cráneo del Paleolítico mejor conservado del mundo. 

Sobre la Sima de los Huesos 

Uno de los descubrimientos más sorprendentes de Atapuerca es la cueva llamada ‘Sima de los Huesos’, donde se han encontrado más de 1600 fósiles humanos, entre ellos varios cráneos casi completos, como el de ‘Miguelón’. La edad de este material es de al menos 300 000 años y puede ser de hasta 600 000 años. 

Los tamaños del cerebro están dentro del rango tanto de los neandertales (H. neanderthalensis) como de los humanos modernos. Los esqueletos poseen varios rasgos exclusivos de los neandertales, que incluyen una cara media saliente, huesos púbicos largos y estrechos y huesos gruesos de los dedos. Sin embargo, a diferencia de los neandertales posteriores, no expresan completamente la forma característica de los neandertales. 

El sitio también albergaba un cráneo fracturado de 430 000 años de antigüedad, la primera evidencia de violencia interpersonal en Homo. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo