Hallada una civilización perdida bajo la selva del Amazonas

Un láser infrarrojo ha permitido encontrar restos arqueológicos prehispánicos que demuestran la existencia de sociedades complejas antes de la llegada de los europeos.

 

Percy Harrison Fawcett fue un explorador británico que buscó la ciudad perdida de Z en el Amazonas. La leyenda de “El Dorado” ha llevado a muchas expediciones a internarse en la selva tropical más extensa del mundo en busca de una ciudad llena de riquezas. Fawcett acabó como muchos de ellos: desapareció sin dejar rastro. Pero esta vez, aunque no hayamos encontrado oro, sí que hemos detectado un tesoro. La tecnología ha permitido rastrear desde un helicóptero una zona amplia del Amazonas. Fawcett no encontró nada relevante, pero no iba mal encaminado. Un equipo de investigadores ha detectado los restos de una civilización desconocida que ha estado oculta durante más de 700 años bajo la vegetación de la selva.

La investigación ha publicado sus resultados en la revista “Nature” y nos informan del hallazgo de 26 puntos en los que se han detectado restos arqueológicos. Algunos enclaves ya eran conocidos, pero la sorpresa la tenemos en dos de los sitios identificados, pues se tratan de grandes ciudades de época prehispánica.

Un láser infrarrojo al servicio de la arqueología

En los Llanos de Mojos, al norte de Bolivia, se ha rastreado una extensión con el sistema LIDAR (laser imaging detection and ranging), una tecnología que permite realizar mediciones y detectar objetos mediante láser infrarrojo. Este sistema se ha dado a conocer por su uso en coches para monitorizar en tiempo real todo aquello que rodea al vehículo. Pero en este caso, LIDAR ha sido equipado en un helicóptero y ha permitido obtener una reconstrucción en forma de mapas 3D de restos edificados por el ser humano, ocultos bajo la frondosa selva del Amazonas.

El láser infrarrojo muestra los datos de casi una treintena de emplazamientos que se asocian a la cultura Casarabe. Ubicada cronológicamente entre el año 500 y el 1 400, la cultura Casarabe se extendió, como mínimo, a lo largo de 4500 kilómetros cuadrados. De entre los datos del sistema LIDAR destacan dos lugares que ocupan 147 y 315 hectáreas.

“La arquitectura cívico-ceremonial de estos grandes asentamientos incluye andenes escalonados, sobre los cuales se asientan estructuras en forma de U, montículos andenes rectangulares y pirámides cónicas (de hasta 22 m de altura)”.

Según podemos leer en el estudio encabezado por Heiko Prümers, del Instituto Arqueológico Alemán. Los investigadores han dotado a los restos arqueológicos de un carácter estatal. Las grandes ciudades debieron ser centros conectados al resto de asentamientos menores a través de una red de calzadas, tal y como se han identificado: rectas y elevadas sobre el terreno a lo largo de kilómetros, lo cual hace evidente que se trata de una creación humana.

El estudio nos informa de la existencia de canales y embalses para la gestión del agua. Se piensa que en estos estanques se pudieron criar peces, un recurso determinante para la cultura Casarabe. De ser así, estaríamos confirmando el asentamiento de una sociedad compleja de época prehispánica en zonas que se creían inhabitadas o sin desarrollo alguno hasta la llegada de los europeos.

“Nuestros resultados indican que el patrón de asentamiento de la cultura Casarabe representa un tipo de urbanismo tropical de baja densidad que no ha sido descrito previamente en la Amazonía”.

Rompiendo mitos eurocéntricos... de nuevo

El mundo occidental siempre se ha considerado superior al resto. En las visiones aparentemente inocentes de alienígenas construyendo las pirámides de Egipto o de los mayas, reside una ideología racista y clasista. Mientras que Stonehenge o el Partenón son indudablemente edificaciones humanas, infinidad de teorías (sin sentido) dudan de la capacidad de culturas no europeas para poder levantar grandes ciudades y monumentos arquitectónicos.

Hubo un tiempo en el que la historiografía tomaba por imposible la existencia de imperios y sociedades complejas, más allá de pequeñas tribus, en suelo americano antes de la llegada de los europeos. El hallazgo arqueológico de monumentos en los Andes y Mesoamérica forzó el cambio de mentalidad. Pero un resquicio eurocentrista persistía acerca de los indígenas del Amazonas. Estas nuevas evidencias vuelven a romper ideas trasnochadas.

Referencias:

Metcalfe, T. 2022. Lasers reveal 'lost' pre-Hispanic civilization deep in the Amazon. livescience.com

Prümers, H. et al. 2022. Lidar reveals pre-Hispanic low-density urbanism in the Bolivian Amazon. NAture 606, 325-328. DOI: 10.1038/s41586-022-04780-4.

 

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo