Cambio climático

Greta Thunberg en Davos: “Nadie ha hecho nada por el clima”

La activista inspiradora del movimiento Fridays For Future interviene por segundo año consecutivo en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos (Suiza).

Greta Thunberg en manifestación contra el cambio climático celebrada en Lausana días antes del Foro Davos
Greta Thunberg en manifestación contra el cambio climático celebrada en Lausana días antes del Foro Davos / GettyImages

En enero de 2019, la intervención de la activista Greta Thunberg en el Foro Davos terminaba de catapultar a esta joven a la fama mundial, meses después de que comenzara, en solitario, una serie de huelgas escolares por el clima sentada frente al Parlamento sueco.

Desde entonces, Thunberg ha recorrido el mundo – viajando siempre de forma sostenible – alentando e inspirando a las jóvenes generaciones y exigiendo a los políticos que tomen medidas contundentes para frenar el desastre climático. La joven sueca ha levantado pasiones, ha generado muchas críticas y odios, y se ha ganado archienemigos en su batalla climática como el negacionista Donald Trump, con quien ha coincidido hoy en el Foro Davos.

Al igual que sucedió en la COP25, celebrada recientemente en Madrid, la primera intervención de Greta Thunberg en el Foro Económico Mundial de Davos de 2020 ha sido recibida con expectación y lleno absoluto en la sala.

Este año, por primera vez, el medio ambiente es uno de los principales focos de atención en este encuentro de las élites mundiales que reúne empresarios y líderes políticos de toda la geografía. Los organizadores del evento han invitado a activistas sociales y medioambientales como Thunberg, incluyendo de esta forma a voces muy críticas con el capitalismo extremo que representa el propio Foro Davos.

Las palabras de Greta

“Nadie ha hecho nada por el clima”. Estas han sido las primeras palabras de la activista medioambiental en su intervención, en la que ha reprochado, nuevamente, la inacción política frente a la emergencia climática.

Gracias a todos los jóvenes que están haciendo presión, el clima y el medio ambiente son temas de máxima actualidad en este momento”, ha dicho Thunberg, que ha vuelto a expresar su malestar por la inacción de quienes tienen capacidad real de actuar. “Pero no se ha hecho prácticamente nada, las emisiones globales de CO2 no se han reducido. Si no tratamos esto como una crisis real, no se va a solucionar”.

Greta Thunberg ha reconocido que su voz se está escuchando en todo el mundo. El problema, una vez más, es que, más allá del sensacionalismo que rodea todo lo relativo a su figura, parece que el mensaje sigue sin calar hondo.

“Cada fracción de grado importa. Llevo desde el verano pasado repitiendo números una y otra vez en casi todos mis discursos pero, sinceramente, no he visto ni una sola vez a ningún medio o persona con poder hablando de estos números y de lo que realmente significan”, se ha lamentado la joven. “Sé que no queréis hablar sobre esto, pero os aseguro que continuaré repitiendo estos números hasta que lo hagáis”.

 

La crisis climática es real y ya estamos viendo las consecuencias

Thunberg no se cansa de repetirlo. “No me escuchéis a mí, escuchad a los científicos”, es una de sus máximas. Estrenamos el año con la noticia de que en 2019 el agua de los océanos batió un récord absoluto de temperaturas, con graves consecuencias para la salud humana y la de los ecosistemas.

El Amazonas, Australia, Angola… el cambio climático está agravando los incendios y los fenómenos extremos como sequías e inundaciones, y los expertos no dejan de advertirlo: si no se hace nada, debemos ir acostumbrándonos a este tipo de fenómenos.

A lo largo del último año y medio, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha publicado tres informes especiales actualizando el estado del conocimiento sobre la materia y poniendo el foco de atención en distintos temas.  El primero de ellos, publicado a finales de 2018, indicaba que ser más ambiciosos y limitar el calentamiento global a 1,5 °C en lugar de 2 °C reduciría los impactos más problemáticos en los ecosistemas, la salud humana y el bienestar.

El segundo informe se centraba en la relación entre el cambio climático y los usos del suelo, y puso sobre el candelero aspectos como la importancia de reducir el consumo de carne y el despilfarro alimenticio, haciéndose necesario un sistema de producción agrícola menos agresivo con el suelo.

El último informe estuvo dedicado a los océanos y recordaba que se están dando cambios muy profundos en los océanos y en la criosfera. Además, advertía que el aumento del nivel del mar se ha acelerado y es imparable.

¿Seguirá Greta Thunberg teniendo que repetir las mismas consignas y reproches en sus discursos o se tomarán, definitivamente, medidas reales para adaptarse y mitigar el cambio climático? Veremos qué nos depara el 2020…

 

Victoria González

Victoria González

Bióloga de bota. Tengo los pies en la tierra y la cabeza llena de pájaros. De mayor quiero ser periodista.

Continúa leyendo