¿Existiría la vida sin Fe?

Nuestro cuerpo no sólo no podría funcionar sin el hierro sino que, además, es posible que la vida en la Tierra nunca hubiera aparecido sin él.

Imprescindible para la vida

Dejando el mundo de la tecnología a un lado, el hierro interpreta un papel vital en el guion que nos mantiene vivos: los glóbulos rojos contienen hierro en su interior que, al oxidarse con facilidad, les permite atrapar el oxígeno absorbido en los pulmones y transportarlo al resto del cuerpo. De hecho, los síntomas que produce la anemia (la falta de hierro en el organismo), son el resultado de que no llegue suficiente oxígeno al cuerpo.

Pero, si nos vamos al extremo, es posible que la vida ni siquiera hubiera llegado a aparecer en la Tierra si no hubiera sido por el hierro.

Tanto el núcleo sólido de nuestro planeta como el núcleo externo líquido están compuestos principalmente por hierro. Mientras el núcleo externo se mueve alrededor del interno, el material líquido va perdiendo electrones y forma un potencial eléctrico. Al estar en movimiento, estas cargas eléctricas generan el campo magnético que protege a la Tierra del viento solar. Viento solar que, si no tuviera ese campo magnético encargado de desviarlo, barrería nuestra atmósfera hacia el espacio y haría que desaparecieran nuestros océanos. Curiosamente, esto es lo que le pasó a Marte en el pasado. Y ya veis lo muerta que quedó su superficie.

Etiquetas: elementos químicosquímica

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS