Estrella de Barnard b: ¿páramo gélido o exoplaneta con vida?

Este mundo relativamente cercano a la Tierra se ha convertido en una de las grandes esperanzas de los buscadores de vida extraterrestre.


En noviembre del año pasado, un equipo de astrónomos españoles publicó en Nature que había descubierto el segundo exoplaneta más cercano a la Tierra, un mundo que orbita la estrella de Barnard, una enana roja situada a seis años luz. 

Según el análisis de los datos obtenidos por diversos telescopios, tendría una temperatura en su superficie de 170 grados bajo cero, y una masa 3,2 veces mayor que la terrestre, como mínimo. Estrella de Barnard b, como lo han llamado, está a menos de la mitad de distancia de su estrella que nosotros de la nuestra, pero aquella, débil y pequeña, emite tan poca energía que su planeta no puede ser otra cosa que un páramo helado (la ilustración refleja el posible aspecto de su superficie).

 

 

Así dábamos la noticia del descubrimiento el pasado noviembre: 


El tamaño es la clave

Sin embargo, una nueva investigación sugiere que el recién descubierto mundo podría albergar vida, pese a su extrema frialdad. Edward Guinan y Scott Engle, astrofísicos de la Universidad Villanova (Pensilvania), han analizado los datos de quince años de mediciones de los telescopios.

Su conclusión: el exoplaneta es demasiado frío para tener agua líquida en su exterior, pero podría haberla bajo su superficie, de forma similar al océano subterráneo que se sospecha que existe bajo el hielo que cubre Europa –una de las lunas de Júpiter–, una masa de agua en la que los científicos creen que pueden darse las condiciones para la vida. Pero Guinan y Engle afirman que esto solo resultaría posible si Estrella de Barnard b es lo suficientemente grande, y sólido.

Estos océanos subterráneos solo pueden formarse en mundos rocosos, y no en gigantes gaseosos. La clave para que haya agua líquida bajo la superficie del exoplaneta radica en que posea actividad geotermal que derrita el hielo. Por eso es tan importante fijar con precisión la magnitud de este cuerpo celeste.

Si se confirma que tiene 3,2 veces la masa terrestre, entraría en la categoría de las supertierras, y sería un candidato a albergar vida; si nuevas observaciones descubren que su masa es siete u ocho veces la de nuestro mundo, estaríamos ante un gigante gaseoso del tipo de Neptuno, donde ningún organismo puede desarrollarse, que se sepa.

 


La entrada en servicio del telescopio espacial James Webb –en 2021, si no sigue acumulando retrasos– puede resultar clave para observar con mayor precisión Estrella de Barnard b, y averiguar si posee las características necesarias para acoger algún tipo de material orgánico.

Imagen: ESO / M. Kornmesser

Puedes leer íntegramente la sección Discovery, en el número 455 de Muy Interesante.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Y si deseas recibir cada mes la revista Muy Interesante en tu buzón, entra en nuestro espacio de Suscripciones.

Francisco Jódar

Francisco Jódar

Periodista. Curioso. Escéptico reincidente. Optimista feroz: no hay mañana, pero me levanto todos los días a las 6.

Continúa leyendo