Estos son los problemas de salud que tendrás si viajas al espacio

¿Quién no ha soñado con ser astronauta cuando era un niño? Pues ahora, de mayores, deberíamos saber los peligros que nos esperan allá arriba

 

 

Leonard 'Bones' McCoy, el médico de la nave Enterprise de la clásica serie de televisión Star Trek lo dijo muy claramente: “el espacio es enfermedad y peligro, envuelto en oscuridad y silencio”. Viajar al espacio no es un paseo, es una expedición, con todos los inconvenientes y riesgos que esto significa. Así que no está de más repasar a qué problemas de salud nos enfrentamos desde el momento del despegue:

Pasados 10 segundos: pérdida de consciencia

Bien empezamos. Para salir de la Tierra hay que alcanzar los 4g. Esta aceleración impulsa la sangre a los pies y deja el cerebro parcialmente desabastecido, lo que hace que podamos perder el sentido.

Pasados 10 minutos: náuseas

Una de las cosas que más temen los astronautas es sentir náuseas y vomitar. La falta de gravedad afecta al oído interno, donde reside nuestro sensor de orientación espacial, lo que provoca mareos y, cómo no, vómitos.

Pasados 2 días: una cara regordeta

El cuerpo tiende ha impulsar los fluidos a la parte superior del cuerpo, contrarrestando el efecto de la gravedad que los impulsa a nuestros pies. En el espacio el organismo sigue funcionando como si estuviéramos en la Tierra, pero esta vez no hay fuerza de la gravedad que se le oponga, lo que hace que nuestra cara se hinche. Y no solo eso, sino que podemos acabar teniendo problemas de visión: cambios en la retina, en la forma del ojo y un incremento en la presión intracraneal.

Pasada una semana: pérdida de masa muscular y ósea

Este es uno de los problemas mas importantes y lo que demuestra la dificultad de afrontar los problemas de una estancia prolongada en el espacio: después de décadas de investigación, no estamos más cerca de solucionarlo que al principio. Los astronautas de la EEI deben hacer dos horas y media de ejercicio diarias para reducir el inevitable deterioro y a su regreso deben llevar un estricto programa durante tres meses. La ausencia de gravedad hace que el hueso se disuelva, literalmente, un 1-2% al mes. Algunos calculan que en un viaje a Marte los astronautas perderían el 50% de su masa muscular.

Pasadas dos semanas: privación del sueño

Con un amanecer cada 90 minutos, los astronautas de la Estación Espacial Internacional deben adaptarse a horas de noche artificiales. Está equipada con compartimentos individuales para el sueño, que se pueden oscurecer para simular la noche, y se están probando nuevos sistemas de iluminación LED para reducir la luz poco natural que hay en la estación. Y este es otro problema: ¿quién puede vivir largos periodos de tiempo con luz artificial? ¿Cómo combatir la añoranza de la luz del Sol?

Pasado un año: enfermedades

Cada vez se acumulan más pruebas de que el viaje espacial provoca una caída del sistema inmunitario, lo que deja a los astronautas más sensibles a problemas de salud. Esto, sin tener en cuenta el efecto de la radiación cósmica: cada vez aparecen más indicios de que la cantidad de radiación que podría recibir un astronauta en un viaje de larga duración, como por ejemplo a Marte, es bastante mayor de la que se pensaba.

Pasados dos años: depresión

¿En qué condiciones psicológicas estarán unos astronautas que han estado obligados a vivir y compartir un espacio minúsculo, comiendo comida poco apetitosa, y con casi sin espacio para la intimidad?

Astronauta
Viajar al espacio no es un paseo
Miguel Ángel Sabadell

Miguel Ángel Sabadell

Me licencié en astrofísica pero ahora me dedico a contar cuentos. Eso sí, he sustituido los dragones y caballeros por microorganismos, estrellas y científicos de bata blanca.

Continúa leyendo