Estos son los mejores años de la vida, según un estudio

Estos son los resultados de una encuesta realizada a personas adultas de más de 50 años de trece países europeos. ¿Estás de acuerdo?

felicidad
istockphoto
También te puede interesar:

¿Cuál es la época más feliz de la vida? Algunos pensarán que es la infancia, cuando vivimos en un mundo sin las responsabilidades y preocupaciones propias de la vida adulta. Otros, quizás, que es la edad de la jubilación, siempre que se llegue con salud, un momento para descansar de las prisas laborales y disfrutar de la familia y amigos. Pues bien, según un estudio que se acaba de publicar en la revista Social Indicators Research, los mejores años de nuestra vida estarían entre los 30 y los 34 años.

Los datos provienen de SHARELIFE 2008/09, una encuesta de vida retrospectiva realizada en 13 países europeos entre personas de 50 años o más, y hay que tener en cuenta que es eso, una evaluación subjetiva que realizan las personas entrevistadas en un momento concreto de su vida. Los resultados se mantuvieron bastante estables entre cohortes y géneros, si bien se encontraron ligeras diferencias entre países. En todo caso, los resultados mostraron una curva cóncava con un claro pico de felicidad en los años antes citados. El estudio también sugiere que nuestra percepción de felicidad evoluciona con el tiempo y que, en torno a los veinte años, los cambios en nuestra vida personal y familiar mejoran nuestro bienestar hasta alcanzar ese punto máximo.

Los autores señalan que estos resultados están fuertemente influenciados por la capacidad de las personas mayores para recordar períodos pasados ​​de su vida. Es difícil discernir si los participantes están recordando con precisión esos períodos o si están imaginando cómo sería ese período de su vida con las condiciones de vida actuales.

Evaluaciones retrospectivas del bienestar

En todo caso, los investigadores señalan que las evaluaciones retrospectivas nos ayudan a comprender la toma de decisiones actual e incluso a desentrañar por qué los individuos pueden elegir opciones que aparentemente no maximizan el bienestar actual. Además, no existe una medida perfecta de bienestar subjetivo, y cada una aporta una información distinta. Por lo tanto, es necesario explorar indicadores alternativos para comprender completamente los procesos que impulsan el bienestar de las personas.

Además, esta información es muy interesante desde el punto de vista de las políticas: “El proceso de envejecimiento en Europa ha aumentado la relevancia de las personas mayores en la agenda de los responsables políticos. Explorar cómo recuerdan el pasado y cómo asocian el bienestar subjetivo a diferentes circunstancias puede ayudar a comprender sus decisiones actuales y preferencias políticas”, concluyen los autores.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo