Esto es lo que sucedió en la Tierra hace 500 millones de años

Hace 550 millones de años el planeta conoció una explosión de vida sin precedentes: la revolución del Cámbrico. En un corto periodo de tiempo evolucionaron o aparecieron todas las formas de vida animal que hoy conocemos: artrópodos, moluscos y cordados.

 

Durante 3.500 millones de años el planeta había estado poblado exclusivamente por bacterias. Entonces, de repente, en el Cámbrico se produjo una increíble explosión de vida. En un corto periodo de tiempo evolucionaron o aparecieron todas las formas de vida animal que hoy conocemos –artrópodos, moluscos y cordados–. En este momento aparición de la masticación, y por tanto la depredación, lo que dio el pistoletazo a una carrera armamentística que transformó el mundo. Los primeros protodientes pertenecieron a Protohertzina, una criatura muy similar a los gusanos flecha que forman parte del plancton oceánico actual. Su aparición devino en las primeras armaduras, los exoesqueletos, de los que Maikhanella es uno de los primeros ejemplos, con sus diminutas conchas en forma de gorra construidas a partir de grupos de espinas.

El plancton empezó a invadir los mares del Cámbrico transformando la cadena alimenticia de todo el planeta y sirviendo de comida para la inmensa diversidad de animales que acababan de aparecer -y que muchos acabarían por extinguirse-. Entre los invertebrados que poblaron los mares encontramos seres tan extraños como el que lleva la descripción en su propio nombre, Hallucigenia, cuyo aspecto surrealista trae de cabeza a los paleontólogos desde su descubrimiento en 1911. Aunque no se puede diferenciar claramente la cabeza y la cola, se cree que la parte frontal tenía un cuello largo con dos o tres pares de apéndices sin pinzas, pero no está claro. También se piensa que tenía un único intestino muy sencillo que recorría todo su cuerpo. Aparentemente se movía por el fondo marino comiendo restos de otras criaturas muertas, aunque hay quien aventura que pudiera haberse alimentado de los tejidos blandos de las esponjas.

Otra extraña criatura fue un ser plano y con aspecto de hoja de unos 5 cm de longitud y muy parecido a un gusano: Pikaia gracilens. No se sabe si tenía unos ojos muy primitivos o era ciego mientras se movía lentamente por la capa de sedimentos. De boca diminuta y sin parte masticadora, lo que convierte este ser en algo interesante es que podríamos estar ante un ancestro de los vertebrados, pues parece poseer una primitiva columna vertebral. Aunque no es el único: en 1999, en Changjiang, en la provincia china de Yunnan, se encontraron dos fósiles de vertebrados, Myllokunmingia y Haikouichthys, con una antigüedad de 530 millones de años. Del primero se cree que tenían un cráneo cartilaginoso y aunque se han preservado algunas partes del sistema digestivo no ha sucedido así con la boca ni con ninguna parte de su cola. Del segundo se cree que es el pez sin mandíbula (agnato) más antiguo conocido.

La explosión del Cámbrico produjo artrópodos con patas y ojos compuestos, gusanos con branquias plumosas y depredadores veloces que podían agarrar a sus presas con sus primitivos dientes. Los biólogos han discutido durante décadas qué provocó este estallido evolutivo. Seguramente no hubo una única causa, sino varias. Entre aquellos factores que pudieron influir está el fuerte aumento del oxígeno atmosférico que provocó el incremento de organismos fotosintéticos. Esto pudo facilitar el desarrollo de moléculas como el colágeno, una proteína estructural en muchos tejidos animales. También está una mayor la actividad volcánica, que junto a la erosión terrestre, disparó la cantidad de calcio disuelto en el mar y, con ello, abrió la puerta a la aparición de las primeras conchas y exoesqueletos. Pero hay un fenómeno climático que parece haber desempeñado un papel nada desdeñable en toda la evolución de la vida en nuestro planeta: el fenómeno conocido como la Tierra Bola de Nieve, un evento en el que el planeta entero se congeló.

Curiosamente los dos fenómenos de Tierra Bola de Nieve por lo que ha pasado el planeta se produjeron justo cuando se dieron los dos grandes avances en la evolución de la vida en la Tierra. El primero, hace 2.200 millones de años, con la aparición de las células con núcleo, las eucariotas, aquellas con las que estamos hechos la inmensa mayoría de los seres vivos. El segundo, hace 550 millones de años, con la fauna de Ediacara y la gran explosión el Cámbrico, cuando surgieron por primera vez los animales. ¿Será que nosotros, y todas las formas de vida complejas, debemos nuestra existencia a una Tierra totalmente congelada?

Miguel Ángel Sabadell

Miguel Ángel Sabadell

Astrofísico y doctor en física teórica. Miembro del Comité Editorial de Muy Interesante, es autor de catorce libros, más de 300 artículos y creador de una treintena de proyectos de divulgación científica. Es colaborador habitual en prensa, radio y televisión, y consultor para exposiciones temporales y museos.

Continúa leyendo