Este tiburón es más antiguo que los dinosaurios ¡y sigue vivo!

Hexanchus griseus es uno de los mayores supervivientes de la historia de la Tierra.

 

El 29 de junio de 2019 un grupo de investigadores se sumergió en la costa de Eleuthera, en Las Bahamas. Iban a bordo del Nadir, un sumergible que les permitió bajar hasta los mil metros de profundidad en las aguas del golfo de México. Allí abajo, donde no llega la luz del sol, tuvieron un encuentro extraordinario: avistaron un tiburón de peinetas, una especie con 200 millones de años de antigüedad.

“Fue como ver un T. rex en el agua”

Así lo expresó Gavin Naylor, director del Programa para la Investigación de Tiburones del Museo de Historia Natural de Florida. Naylor encabezaba la expedición en la que le acompañaban Dean Grubbs, de la Universidad de Florida, Brendan Talwar y Edd Brooks, ambos del Instituto Cape Eleuthera. Los cuatro formaban el equipo de científicos que descendieron bajo los mandos de Lee Frey, el piloto del Nadir, un submarino lanzado desde Alucia, un buque de la iniciativa de exploración oceánica OceanX. El objetivo era encontrar especímenes de una especie de tiburón que sigue entre nosotros tras cientos de millones de años. De hecho, el tiburón de peinetas es una especie prehistórica que existía veinte millones de años antes de la era de los dinosaurios.

“Este linaje ha existido 100 veces más tiempo que el Homo erectus, y estos tiburones no han cambiado tanto”.

Un tiburón prehistórico

El tiburón de peinetas es como se conoce a Hexanchus griseus. También recibe nombres como cañabota gris o tiburón de seis branquias. Y es que, precisamente, pertenece a la familia Hexanchidae, tiburones de seis y siete pares de branquias considerados los más primitivos entre los escualos. Son, además, los más grandes de la familia, con ejemplares que pueden superar los seis metros de longitud.

Además del par de branquias más en comparación con el resto de tiburones, Hexanchus griseus se caracteriza por tener un morro achatado. Posee una boca terrorífica (amén del trauma que nos ha dejado para siempre Steven Spielberg y su película “Tiburón”) con una fila de dientes en la mandíbula superior y seis filas con dientes en forma de peine en la mandíbula inferior.

Tienen enormes ojos elípticos, fluorescentes y de color verdoso. Con su tono gris y aletas más oscuras, se camufla a la perfección en la oscuridad de las grandes profundidades tropicales y templadas que habita.

Estos tiburones sobrevivieron a la extinción masiva del Pérmico-Triásico. Gracias a que las aguas oscuras y profundas que habitan apenas se ven afectadas por cambios climáticos drásticos, esta especie ha podido adaptarse a su entorno a lo largo de cientos de millones de años y evitar las extinciones que acabaron con un altísimo porcentaje de las especies que han vivido en nuestro planeta.

Una hembra de cinco metros se detuvo a observar a los investigadores a bordo del submarino. Foto de Gavin Naylor. Museo de Florida.
Una hembra de cinco metros se detuvo a observar a los investigadores a bordo del submarino. Foto de Gavin Naylor. Museo de Florida.

Una especie desconocida

A pesar del interés que suscitan los tiburones, esta especie prehistórica no ha recibido mucha atención científica. Sin duda, uno de los motivos es la dificultad que conlleva avistarlos. Es posible que el ser humano pise antes la superficie de Marte que el suelo más profundo bajo las aguas de nuestro propio planeta.

El tiburón de peinetas vive a una profundidad de entre 200 y 1000 metros, aunque Dean Grubbs tiene registros de ejemplares nadando a 1500 metros. Es por ello que esta expedición que avistó varios ejemplares en 2019 tuvo tantos contratiempos. Se necesita un submarino, casi 1000 kilos de cebo, arpones especiales y que el tiempo acompañe con una mar tranquila. El 29 de junio, tras varios intentos fallidos, el equipo de investigación lo intentó una última vez cuando la noche ya les había pillado en plena faena. La suerte favorece a los audaces.

¿Cómo se estudia a un tiburón que vive a tanta profundidad?

Avistaron a un macho a 500 metros de profundidad. El equipo contaba con dos oportunidades de disparar una etiqueta para marcar al tiburón. Naylor, que nunca había estado en un submarino, acertó su disparo.

Esta etiqueta registrará datos sobre la profundidad en la que se mueva el tiburón, la luz y temperatura a la que se expone y todo ello a lo largo de tres meses. Llegado el momento la etiqueta se desprende y sube hasta quedar flotando en la superficie del mar, transmitiendo los datos almacenados por vía satélite. Tecnología punta para conocer un poco más sobre los hábitos y forma de vida de uno de los mayores supervivientes de la historia de la vida en la Tierra.

Los investigadores investigados

El Nadir bajaba en busca de tiburones cuando una hembra de 5 metros se acercó al submarino. Realizó un examen cuidadoso del extraño intruso que había aparecido por su hábitat. Naylor dijo que fue la experiencia más mágica que había tenido. Se encontraba a oscuras, metido en un globo submarino, en un lugar que parecía otro mundo. Se le erizó el vello al verse observado por un tiburón que lleva 200 millones de años cazando en las profundidades marinas.

“Nos estaba estudiando. Fue maravilloso para mí ver a un tiburón siendo curioso.
Seríamos arrogantes si pensáramos que somos los únicos que hacemos la evaluación”.

Tenemos la suerte de contar con las imágenes grabadas durante la inmersión, disponibles en el canal de OceanX.

Referencia:

van Hoose, N. 2019. Florida scientists tag deep-sea shark from submersible. floridamuseum.ufl.edu.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo