Este fósil de reptil podría demostrar que los ecosistemas se recuperaron rápidamente tras una extinción masiva

Las características del fósil indican una dieta herbívora, por lo que la vegetación no tardó en reconquistar el planeta tras la catástrofe.

Hace unos 252 millones de años tuvo lugar una extinción masiva en nuestro planeta conocida como la Gran Mortandad. La vida casi dejó de existir. Fue lo más parecido a un castigo divino como el Diluvio Universal, dispuesto a resetear el planeta y cuanto habitaba en él. Pero, como en el mito, entonces también hubo elegidos que sobrevivieron y no tardaron en prosperar. Quizás, incluso lo lograron a un ritmo más rápido del que se sospechaba. 

fosil palacrodon
Reconstrucción del fósil de Palacrodon. Jenkins et al. 2022.

Así lo expone un estudio encargado de analizar el fósil de un animal que vivió tras la extinción masiva del Pérmico-Triásico. Se trata de un reptil del género Palacrodon y su estudio viene a llenar un vacío importante en la ciencia sobre la evolución de los reptiles. Además, la investigación también ayuda a conocer nuevos datos sobre la Gran Mortandad, su contexto y cómo la vida resistió a esta catástrofe que acabó con el 70% de las especies terrestres y el 95% de las marinas. Kelsey Jenkins, del Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias de la Facultad de artes y Ciencias de Yale, ha encabezado un equipo de investigación cuyos resultados se han publicado en la revista “Journal of Aantomy”: 

“Ahora sabemos que el Palacrodon procede de uno de los últimos linajes que se ramificaron en el árbol de la vida de los reptiles antes de la evolución de los reptiles modernos. También sabemos que el Palacrodon vivió en la estela de la extinción masiva más devastadora de la historia de la Tierra”. 

El origen de la era de los dinosaurios

La fase más temprana del Mesozoico se caracteriza por una rápida emersión y dispersión de los reptiles, el origen de la que acabaría convertida en la era de los dinosaurios. El Mesozoico también acabó con otra extinción masiva, quizás la más conocida, la del Cretácico-Paleógeno, es decir, la extinción de tres cuartas partes de las especies, entre ellas los dinosaurios, originada por el impacto de un asteroide contra la Tierra. 

Sin embargo, la dispersión temprana de los reptiles a inicios del Mesozoico es una cuestión difícil de interpretar. No están claro los orígenes de ciertos tipos de reptiles y hay linajes enteros desconocidos aún por los científicos. Para seguir combatiendo este vacío de conocimiento, Jenkins y su equipo han redescrito un espécimen de Palacrodon del Triásico Inferior que fue descubierto en la Formación Fremouw de la Antártida. 

Dibujo de reptil

Ilustración que recrea cómo pudo ser el aspecto de Palacrodon. Jenkins et al. 2022.

Si se alimentaba de vegetales es que había vegetales

Hasta ahora, la información que teníamos sobre Palacrodon venía de una serie de fragmentos craneales hallados en Sudáfrica y Arizona. Pero la información era escasa y, por tanto, poco relevante para la evolución de los reptiles. Este nuevo estudio ha aplicado un enfoque analítico distinto y, con la ayuda de la tecnología, han procurado llenar ciertas lagunas del conocimiento. El equipo ha hecho uso de la tomografía computarizada y la microscopía para crear imágenes 3D del fósil de Palacrodon.

Los resultados obtenidos permiten conocer mejor las características del reptil y sus rasgos físicos. Los dientes y su anatomía especializada en las extremidades sugieren que Palacrodon era herbívoro y probablemente podía trepar por la vegetación. Por tanto, los investigadores han determinado que, si el animal estaba adaptado a este hábitat y dieta, también hubo una recuperación temprana de las plantas y los ecosistemas después de la extinción masiva. 

Los autores del estudio reflejan la necesidad de continuar analizando fósiles del mismo período que Palacrodon para seguir recabando información y comprender mejor qué ocurrió con el crimen casi perfecto perpetrado por la naturaleza hace 252 millones de años y cómo se dieron las adaptaciones claves para que los reptiles y otras especies florecieran tras la catástrofe. 

Referencias: 

Carvajal, G. 2022. Los huesos de un reptil fósil sugieren una rápida recuperación de los ecosistemas tras la extinción masiva del Pérmico-Triásico. labrujulaverde.com.

Jenkins, K. et al. 2022. Los huesos de un reptil fósil sugieren una rápida recuperación de los ecosistemas tras la extinción masiva del Pérmico-Triásico. Journal of Anatomy. DOI: 10.1111/joa.13770.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo