Este es el motivo por el que existen perros pequeños (y no es por 'culpa' de los humanos)

Científicos descubren que dicha mutación genética asociada al tamaño ya estaba en los lobos hace más de 53.000 años.

Los chihuahuas, los pomeranias o los yorkshire no existen por mero capricho del hombre. La mutación genética que hace que estos perros sean tan pequeños se originó por primera vez en los lobos hace unos 53.000 años, según ha revelado un estudio llevado a cabo por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. y publicado en la revista Current Biology.

 


Una mutación inusual

Los investigadores identificaron una mutación en un gen regulador de la hormona del crecimiento canino que se asocia con cuerpos de tamaño pequeño. Concretamente, en el gen del factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF1), según extrajeron de los datos de un proyecto de ciencia ciudadana en el que los propietarios recolectan muestras de ADN de sus perros de compañía. El catálogo comprendía 1.431 genomas, incluidos caninos antiguos, perros de razas modernas y cánidos salvajes.

La mutación en cuestión se halla en el ADN que regula la expresión de este gen IGF1, que había eludido su descubrimiento durante más de una década.

Los expertos lograron este hito cuando buscaban secuencias genéticas que estuvieran colocadas al revés y que también estuvieran presentes en otros cánidos como lobos y también en ADN antiguo. Este enfoque produjo una forma inversa del gen del factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF1), que se encontró que tenía variantes que se correlacionaban con el tamaño corporal general.


"Los perros domésticos (Canis lupus familiaris) son las especies de mamíferos de tamaño más variable en la Tierra, mostrando una diferencia de tamaño de 40 veces entre razas", comentó Jocelyn Plassais, investigadora postdoctoral del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano en el Institutos Nacionales de Salud y líder del estudio. “Aunque se encuentran perros de tamaño variable en el registro arqueológico, los cambios más dramáticos en el tamaño del cuerpo son el resultado de la selección en los últimos dos siglos, cuando los criadores de perros seleccionaron y propagaron fenotipos extremos dentro de poblaciones de cría cerradas”.

 

Una nueva narrativa evolutiva

Esta mutación ya estaba presente en el código genético de un lobo estepario que vivió en Siberia hace unos 53.000 años. En esta mutación encontraron dos versiones, o alelos, de este fragmento de ADN: un alelo tiene una base extra de citosina (C) que causa un tamaño corporal más pequeño, y el otro alelo tiene una base extra de timina (T) que causa un tamaño corporal más grande.

Este descubrimiento contraría la idea de que los perros pequeños provienen de la raíz de la domesticación hace 20.000 años, pues una de las principales mutaciones genéticas responsables del tamaño en ciertas razas, evolucionó mucho antes de que los humanos comenzaran a criar a estos compañeros del hogar.


“Es como si la naturaleza lo hubiera guardado en su bolsillo trasero durante decenas de miles de años hasta que lo necesitaba”, dicen los autores.


Esta vuelta de tuerca a la narrativa evolutiva no solo es válida para perros y lobos, sino también para coyotes, chacales, perros de caza africanos y otros miembros de la familia de animales conocidos como cánidos.


Los investigadores planean continuar investigando los genes que regulan el tamaño corporal en los perros; 25 genes únicamente, en comparación con varios cientos que poseemos los humanos.

 

Nota: Cada gen se compone de una combinación única de cuatro bases: adenina (A), guanina (G), citosina (C) y timina (T), que codifican una determinada proteína.

 

Referencia: Jocelyn Plassais et al. 2022. Natural and human-driven selection of a single non-coding body size variant in ancient and modern canids. Current Biology 32: 1-9; doi: 10.1016/j.cub.2021.12.036

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo