Este dinosaurio intentó salvar la vida de sus hermanos durante una erupción volcánica

Un joven psitacosaurio cuidaba de 24 crías durante la ‘Pompeya China’.

En China aparecieron los fósiles de 25 dinosaurios que cuentan una historia inusual en el estudio de estos animales extintos. Murieron durante una erupción volcánica y según la interpretación de los investigadores, la escena muestra cómo un espécimen en etapa juvenil estaba cuidando de 24 bebés. Algunas de estas crías se han conservado en el tiempo con el gesto de intentar aferrarse al cráneo del juvenil, quizás en un intento de sobrevivir ante el flujo de lodo volcánico que acabó con todos ellos. 

Psittacosaurus fosil volcan

Fósiles de un grupo de Psittacosaurus que murieron en durante una erupción volcánica. Hedrick et al. 2014.

El comportamiento de los dinosaurios

Uno de los asuntos más difíciles de estudiar para los paleontólogos es el comportamiento de los dinosaurios. Contamos con muchos fósiles conservados con una mejor o peor calidad, pero solo nos muestran los huesos de las especies, lo cual deja pocas pistas acerca de cómo encaraban el día a día estos animales del Mesozoico. A esta falta de datos evidentes se suma la enorme variedad y pluralidad de especies, modos de vida y hábitats de los dinosaurios. Hablamos de 200 millones de años de vida en el planeta en los que estos animales evolucionaron, se adaptaron y exploraron cuantas opciones les fueron posibles para sobrevivir. Todo ello en animales que copan todas las características (y las que nos quedan por conocer): desde pequeños como gatitos a gigantes como Titanosaurio, los que vivían en pleno desierto y los que basaban su hábitat en lagos y otros ambientes acuáticos. 

Esta situación tan compleja no deja más alternativa a los científicos que teorizar acerca de cómo pudieron comportarse ciertos dinosaurios en base a la interpretación de cuantos datos puedan recabar sobre la propia especie y su contexto. Pero es difícil superar la mera conjetura. Por ejemplo, ¿qué dinámicas sociales mantenían los dinosaurios? ¿Tenían dinámicas sociales?

Sin embargo, a pesar de estas dificultades, a veces los investigadores tienen golpes de suerte. Es justo lo que ha ocurrido con el hallazgo de varios fósiles de Psittacosaurus en China, uno de los géneros de dinosaurios del que más restos fósiles hemos encontrado. En cambio, estos aparecieron en una situación muy peculiar. 

La ''Pompeya china''

Hace unos 120 millones de años se dieron erupciones volcánicas en la actual provincia de Liaoning, en China. El evento acabó con muchos de los especímenes que vivían en la zona por entonces y los materiales volcánicos conservaron sus restos fosilizados. Es por ello que entre los investigadores hacen referencia al lugar como la “Pompeya china”. Entre los yacimientos estudiados en la zona, destaca la Unidad Lujiatun, en la Formación Yixian, donde se han encontrado algunos de los fósiles de vertebrados más espectaculares del Cretácico Inferior de China. En este enclave es donde aparecieron amontonados 25 esqueletos de Psittacosaurus lujiatunensis. 

Los psitacosaurios fueron un género de dinosaurios cuyo nombre hace referencia a su apariencia de “lagarto con pico de loro”, podían llegar a los dos metros de largo y vivieron hace unos 129 a 122 millones de años en el actual continente asiático. Los fósiles encontrados muestran una escena congelada en plena tragedia: un caudal de cenizas y agua acabó con la vida de 24 crías y un joven. 

¿Un dinosaurio cuidando de sus hermanos?

Brandon Hedrick, del Departamento de Ciencias Ambientales y de la Tierra de la Universidad de Pensilvania, encabezó el equipo de investigación encargado de describir los fósiles de psitacosaurios, cuyos resultados fueron publicados en 2014 en la revista “Cretaceous Research”. En un primer momento pensaron que el esqueleto del espécimen de mayor tamaño pudo ser arrastrado por algún corrimiento de tierras hasta la posición de las crías. Sin embargo, tras un análisis más profundo, concluyeron que los 25 individuos murieron juntos. 

Psittacosaurus
Recreación de Psittacosaurus. Robert Nicholls. 2016. Current Biology.

Ante esta apreciación, cabía esperar que el mayor de los psitacosaurios fuera un padre o una madre rodeada de sus crías. Pero descubrieron que el supuesto adulto solo tenía cinco años, por lo que le faltaban unos cuatro para llegar a su etapa adulta. Por tanto, no podían ser sus crías:

“En comparación con análisis histológicos previos de P. lujiatunensis, se muestra que el espécimen grande asociado con los juveniles probablemente aún no sea un adulto y que este conjunto no es un ejemplo de cuidado de los padres, pero puede ser un ejemplo de cooperación posterior a la eclosión”. 

Es decir, podría tratarse de un cuidador de las crías. Las afirmaciones no dejan de ser especulaciones, pero se baraja la idea de que tal vez fuera una cría de la generación anterior que todavía vivía en el ambiente de sus padres y podía encargarse del cuidado de estos bebés. Se han detectado comportamientos similares en aves ya extintas, por lo que se sospecha que los dinosaurios no avianos también pudieron realizar estas acciones. 

La mayoría de las columnas vertebrales de los fósiles aparecen alineadas en una misma dirección. Los investigadores interpretan que las crías y el joven estaban siendo arrastrados por un flujo de agua y restos de la erupción volcánica que acabó con la vida del grupo y conservó sus esqueletos fosilizados hasta la actualidad. 

Referencias:

Crespo, I. 2022. El buen dinosaurio que salvó a sus hermanos de una riada de cenizas. larazon.es.

Hedrick, B. et al. 2014. The Osteology And Taphonomy Of A Psittacosaurus Bonebed Assemblage Of The Yixian Formation (Lower Cretaceous), Liaoning, China. Cretaceous Research 51, 321-340. DOI: 10.1016/j.cretres.2014.06.015.

Rogers, C. et al. 2015. The Chinese Pompeii? Death And Destruction Of Dinosaurs In The Early Cretaceous Of Lujiatun, NE China. Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology 427, 89-99. DOI: 10.1016/j.palaeo.2015.03.037.

Fran Navarro

Fran Navarro

Historiador y escritor (esto último solo lo digo yo). El destino me reservaba una carrera de ensueño en el mundo académico, pero yo soy más de divulgar, hacer vídeos y contenidos culturales para que mi madre se entere bien de lo que hablo. De entre las cosas menos importantes de la vida, los libros son lo más importante para mí. Y como no hay nada mejor que conocer bien un asunto para disfrutarlo al máximo, hice el máster de Documentos y Libros, Archivos y Bibliotecas. Para esto y todo lo demás tengo Twitter: @FNavarroBenitez.

Continúa leyendo