Vídeo de la semana

Este antiguo reptil del tamaño de un hipopótamo era una auténtica 'máquina de matar'

Con una combinación mortal de velocidad y potencia, el Anteosaurus era uno de los depredadores más temibles del continente africano.

fósil
Créditos: Jnanaranjan Sahu.

Según un estudio desarrollado por la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica), un antiguo depredador del tamaño de un hipopótamo que vivió hace 265 millones de años era tan rápido que podría haber sido una auténtica máquina de matar. Y, aunque anteriormente los científicos consideraban que el Anteosaurus era un reptil lento debido a su cabeza y huesos pesados, los nuevos análisis del cráneo del animal demuestran todo lo contrario.

Con esta combinación mortal de velocidad y potencia, junto con una boca llena de dientes, el Anteosaurus era uno de los depredadores más temibles del continente africano durante la mitad del período Pérmico (hace 251 millones de años). Asimismo, el Anteosaurus pertenecía a una familia de reptiles anterior a los dinosaurios, conocidos como dinocéfalos, y todos murieron unos 30 millones de años antes de que aparecieran los primeros dinosaurios.

Por otro lado, los dinosaurios también formaban parte de un grupo más grande de animales llamados terápsidos, que incluye a los antepasados de los mamíferos.

huella de dinosaurio
Pixabay.

Un animal muy pesado

Debido a que el esqueleto del Anteosaurus era tan robusto, los investigadores plantearon la hipótesis de que se trataba de un animal de movimientos lentos. De hecho, algunos científicos sugirieron que podría haber sido un animal anfibio, ya que pesaba demasiado para soportar su peso en la tierra. Sin embargo, los estudios actuales concluyen todo lo contrario.

El Anteosaurus poseía un cráneo grueso con una cresta prominente en el hocico. Por ello, para descubrir con exactitud cómo era la apariencia de su cabeza, los investigadores decidieron utilizar rayos X para crear imágenes de alta resolución. Así, pudieron reconstruir el cráneo y sus estructuras internas desaparecidas con modelos digitales en 3D. 

De esta forma, los científicos descubrieron que el Anteosaurus tenía un sistema nervioso adaptado para atrapar presas que se movían rápidamente. Además, según el autor principal de la investigación, Julien Benoit, la rapidez y agilidad le habría permitido a este animal cazar a otro grupo de reptiles de cráneos grandes conocidos como terocéfalos.

Los investigadores no han podido descubrir todavía el comportamiento de estos curiosos reptiles que habitaron el planeta antes que los dinosaurios. Por ello, ahora están centrados en comparar el cerebro y el oído interno de esta especie con muchos de sus parientes cercanos, pues quieren descubrir cómo eran las interacciones entre animales en un ecosistema completamente diferente al nuestro.

Continúa leyendo