Estas son 5 de las estrellas más extremas conocidas

Nuestro Sol no es más que una más de incontables estrellas, sin ninguna propiedad única o especial. Repasemos algunas de las estrellas más extremas conocidas por la ciencia.

 

El Sol es una bola gigantesca de gas y plasma, que con su brillo y su masa domina absolutamente sobre el resto de cuerpos del Sistema Solar. Acumula aproximadamente el 99,8% de toda la masa y por ello es capaz de dictar sin discusión las órbitas de los planetas, asteroides y cometas que lo orbitan. Además, mantiene a Mercurio anclado con su gravedad, es responsable de la alta temperatura de la atmósfera de Venus y de la presencia de vida en la Tierra, así como de la ausencia de atmósfera alrededor de Marte. El viento solar alcanza más allá de la órbita de Plutón, y crea auroras en todo cuerpo con suficiente atmósfera y campo magnético.

Y sin embargo, cuando lo comparamos con otras estrellas del universo, el Sol es más bien mediocre. Mediocre en el sentido de que hay millones de estrellas como él. Veamos en este artículo 5 de las estrellas más extremas que hemos descubierto en nuestra observación del universo. Cada una de ellas es diferente y cada una de ellas especial por un motivo distinto. Por supuesto, esta lista no es definitiva e investigaciones futuras podrían desvelarnos nuevos astros que harían palidecer a los que aquí mencionamos.

La estrella más longeva

La estrella HD 140283, también llamada a veces como estrella Matusalén, podría ser la estrella más longeva conocida. Sorprendentemente a pesar de esto, se encuentra a tan solo 200 años luz de distancia del Sol, en nuestra propia galaxia. Esta estrella, que se habría formado en los primeros cientos de millones de años de vida del Universo, no habría sido de las primeras en formarse, pues su composición nos indica que se formó a partir de los restos de otras estrellas incluso anteriores, que no hemos podido observar.

Las primeras estrellas debieron formarse a partir de nubes que contenían casi exclusivamente hidrógeno y helio, con pequeñísimas trazas de litio. Sin embargo la estrella HD 140283 contiene una pequeña proporción de elementos más pesados, como oxígeno o hierro, que no pudieron formarse inmediatamente tras el Big Bang, pero sí durante la muerte de la primera generación de estrellas.

La estrella más brillante

La estrella RMC 136a1 es posiblemente la estrella más luminosa conocida. Tiene una increíble masa de unas 220 veces la masa del Sol y una luminosidad 7 millones de veces mayor. Habita el centro R136, la región central del cúmulo estelar abierto NGC 2070, en la nebulosa de la Tarántula en la Gran Nube de Magallanes, la mayor de las galaxias satélite de nuestra propia galaxia.

Esta estrella irradia tanta energía en 4 segundos como el Sol irradia en todo un año. De hecho, si sustituyéramos Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sol por RMC 136a1, la estrella brillaría tanto como una luna llena. Por ser tan luminosa y tan masiva (es una de las estrellas más masivas conocidas) su tiempo de vida será extremadamente corto. Actualmente tiene poco más de un millón de años de edad y se estima que debería explotar violentamente dentro de muy pocos millones de años.

La estrella más caliente

La estrella WR 102 está situada a algo más de 9000 años luz de distancia y es la estrella con la superficie más caliente conocida. En su fotosfera se alcanzan temperaturas de unos 210 000 ºC, mientras que la superficie del Sol está a “tan solo” 5400 ºC. Esta es una estrella increíblemente compacta, acumulando más de 16 veces la masa del Sol en ocho veces menos volumen (su radio es la mitad que el de nuestra estrella). WR 102 se encuentra en el final de sus días. Hace mucho tiempo que agotó todo su hidrógeno y se cree que podría haber consumido todo su helio. Es por esto que creemos que podría explotar como supernova en menos de 1500 años, apenas un parpadeo en escalas astronómicas.

La estrella más pequeña

Esta lista no sólo tiene cabida para monstruos estelares. SCR 1845−6357 es un sistema binario compuesto por una de las estrellas más pequeñas conocidas, con una masa de apenas un 7% de la masa del Sol (otras estrellas de tamaños similares conocidas son TRAPPIST-1 con un 9% de la masa del Sol y Próxima Centauri con un 12% de la masa del Sol) y una enana marrón de unas 50 veces la masa de Júpiter. Esta última es parte de una familia de objetos considerados subestelares, pues se considera que no tienen suficiente masa como para sostener la fusión de hidrógeno de manera continua, como una estrella normal, pero tampoco pueden ser considerados enteramente como planetas.

Todo el sistema está situado a apenas 12,6 años luz de distancia, pero a pesar de estar tan cerca no fue descubierto hasta el año 2004 debido a su bajísima luminosidad.

La estrella con más exoplanetas descubiertos

Kepler-90 es una estrella ligeramente más grande que el Sol aunque con la mitad de edad, situada a unos 2800 años luz de distancia y es la estrella con la mayor cantidad de exoplanetas confirmados orbitando a su alrededor. Otras estrellas como Tau Ceti (que juega un papel importante en la reciente novela de Andy Weir titulada “Proyecto Hail Mary”) podrían tener hasta 10 planetas a su alrededor, aunque sólo se ha confirmado la presencia de 4 de estos exoplanetas.

El sistema planetario de Kepler-90, que tiene la misma cantidad de planetas que el nuestro, está además dispuesto de manera similar, con los planetas rocosos y pequeños en el interior y los gigantes gaseosos en las órbitas más grandes. Sin embargo, todos los planetas de Kepler-90 orbitan más cercanos a su estrella que la Tierra al Sol, excepto el último, del tamaño de Júpiter, que orbitaría a aproximadamente la misma distancia que nuestro planeta. Además, los 6 planetas rocosos del sistema son lo que llamamos supertierras, siendo todos ellos más grandes que nuestro mundo y algunos teniendo un diámetro casi 3 veces superior.

REFERENCIAS:

Tang et al, 2021, Revised Best Estimates for the Age and Mass of the Methuselah Star HD 140283 using MESA and Interferometry and Implications for 1D Convection, Research Notes of the AAS, 5, 5, id.117, doi:10.3847/2515-5172/ac01ca

E.I. Doran et al, 2013, The VLT-FLAMES Tarantula Survey - XI. A census of the hot luminous stars and their feedback in 30 Doradus, Astronomy & Astrophysics, doi:10.1051/0004-6361/201321824

A.C. Andreas et al, 2019, The Galactic WC and WO stars: The impact of revised distances from Gaia DR2 and their role as massive black hole progenitors, Astronomy & Astrophysics,  doi:10.1051/0004-6361/201833712

Kasper et al, 2007, The very nearby M/T dwarf binary SCR 1845-6357, Astronomy and Astrophysics, 471, 2, doi:10.1051/0004-6361:20077881

Cabrera et al, 2013, The Planetary System to KIC 11442793: A Compact Analogue to the Solar System, The Astrophysical Journal. 781 (1), doi:10.1088/0004-637X/781/1/18

José Luis Oltra de perfil

José Luis Oltra (Cuarentaydos)

Soy físico de formación y viajero de vocación. Divulgo ciencia allí donde me lo permiten, aunque principalmente en youtube y tiktok bajo el nombre de Cuarentaydos. Por aquí me verás hablando de la física del universo, desde las galaxias y estrellas más grandes hasta las partículas subatómicas que las componen.

Continúa leyendo