¿Es demasiado optimista el programa Artemis de la NASA?

Hace unos días despegó la primera misión del programa Artemis con el que la NASA pretende volver a llevar humanos a la Luna pero también construir una estación espacial en la órbita del satélite y una base permanente en su superficie. Pero, ¿es demasiado optimista este programa? ¿Estamos realmente preparados para ello?

Dentro de poco despegará la misión Artemis I de la NASA, la primera misión del programa Artemis, con el que la NASA quiere volver a la Luna. Hace ya más de 50 años que ningún humano se posa sobre la superficie de nuestro satélite. La última vez fue con la misión Apollo 17 en 1972. Ahora la NASA quiere volver a mandar humanos a la Luna (incluídas las primeras mujeres que se posarán sobre el satélite). Pero no solo eso. Estas cinco décadas han servido para que la agencia estadounidense haya aprendido sobre exploración espacial y se hayan desarrollado nuevas tecnologías, con las que pretenden establecer una base lunar permanente cerca del polo sur de la Luna y una estación espacial en órbita alrededor del satélite que sirva como punto de conexión entre las superficies de ambos astros. Pero ¿es realista el plan de la NASA? O incluso, ¿por qué dar tantos recursos a estas misiones lunares cuando empresas privadas como SpaceX o Blue Origin tienen sus metas fijadas en el planeta rojo?

Para responder a estas preguntas veamos en primer lugar qué objetivos se ha marcado la NASA para este programa Artemis. El programa tendrá su primer lanzamiento próximamente (esperemos), con una misión cuyo objetivo es probar todos los sistemas que llevarán a cuatro astronautas a la órbita lunar y a dos de ellos a la superficie en próximas misiones. Concretamente la misión Artemis II, llevará a cuatro astronautas a orbitar la Luna en mayo de 2024 (si todo va según lo planeado), mientras que la misión Artemis III devolverá a humanos a la superficie lunar en 2025, tras 53 años sin que ésta reciba una visita de la humanidad.

Estas misiones serán en esencia bastante parecidas a la que está en proceso actualmente, con la adición durante la Artemis III de la maniobra de alunizaje. Tras este primer retorno a la Luna se detendrán los lanzamientos para llevar al cohete a su siguiente nivel. Con esto se aumentará la capacidad de carga a la órbita lunar en varias toneladas. Esto es necesario porque las siguientes misiones planeadas no tienen el objetivo único de alunizar, sino de empezar la construcción de los sistemas que harán posible una presencia más permanente en la Luna. Las misiones cuyo único objetivo es alunizar resultan demasiado caras para el poco tiempo útil sobre la superficie del satélite que se puede conseguir con ellas. Construyendo una estación espacial en órbita alrededor de la Luna y más tarde una base permanente sobre su superficie, la NASA espera poder extender los futuros alunizajes permitiéndonos sacar el máximo partido de estas misiones tan costosas y complejas.

Las siguientes misiones, las Artemis IV, V y VI transportarán cada una un módulo de la futura estación espacial Gateway, situada en la órbita lunar, durante los años 2027 y 2028. La misión Artemis IV llevará el módulo I-HAB, el módulo principal de hábitat y logística, diseñado por la ESA y la JAXA. La misión Artemis V añadirá a este primer habitáculo el módulo ESPRIT que incluirá la infraestructura de repostaje así como telecomunicaciones y espacio extra de hábitat. Por último la misión Artemis VI añadirá un nuevo módulo aún por determinar a la estación Gateway.

Estas misiones por supuesto no serán las únicas que añadan módulos, sino que irán complementadas por otras misiones auxiliares que añadirán módulos de telecomunicaciones, paneles solares y otros componentes, pero que no será misiones tripuladas. Las misiones Artemis V y VI además de transportar módulos a la órbita lunar incluirán alunizajes, pero esta vez ya aprovechando la infraestructura construida en órbita. La misión V de hecho llevará a la superficie lunar un vehículo no presurizado que el equipo de astronautas pueda conducir durante sus misiones.

Estas son las misiones confirmadas y para las que el presupuesto ha sido aprobado por los organismos correspondientes. Sin embargo hay otras 5 misiones propuestas más allá de la Artemis VI, que aunque aún no han sido presupuestadas, se espera que lleguen a realizarse. Estas misiones verán otra mejora del cohete que despegará desde la Tierra con la carga a bordo y se centrarán en la construcción y abastecimiento de una base sobre la superficie de la Luna.

Las misiones Artemis VII y Artemis IX deberían llevar dos módulos que servirán de hábitat y centro de operaciones para toda operación realizada sobre la superficie, mientras que las otras tres misiones añadirán otros instrumentos clave para la misión, como infraestructura de telecomunicaciones, instrumentos de utilización de recursos in situ, para extraer agua de los depósitos de hielo localizados o para generar oxígeno a partir de los minerales de la superficie lunar), así como cualquier tipo de vehículo o instrumento que el equipo de astronautas pueda necesitar.

Estas misiones despegarán a un ritmo de una al año para completar en 2033 la primera base humana en la Luna, a menos que otra agencia especial se adelante a la estadounidense. China probablemente sea el único país con la capacidad y la motivación de intentar algo así en los apenas 11 años que nos separan de esa fecha.

Este programa ha recibido numerosas quejas de expertos del sector aeroespacial, tildándolo por un lado de demasiado optimista en sus tiempos y aspiraciones y por otro que la creación de la estación espacial Gateway supone una distracción del objetivo más importante que es aterrizar en Marte. Solo el tiempo dirá quién tenía razón.

Referencias:

NASA's Management of the Gateway Program for Artemis Missions, Office of Inspector General (OIG),  NASA, Nov 2020

NASA Artemis, NASA, 2022, https://www.nasa.gov/specials/artemis/

José Luis Oltra de perfil

José Luis Oltra (Cuarentaydos)

Soy físico de formación y viajero de vocación. Divulgo ciencia allí donde me lo permiten, aunque principalmente en youtube y tiktok bajo el nombre de Cuarentaydos. Por aquí me verás hablando de la física del universo, desde las galaxias y estrellas más grandes hasta las partículas subatómicas que las componen.

Continúa leyendo