Encuentran una estrella de neutrones que no debería existir

Este hallazgo inesperado obliga a reconsiderar cómo se forman los jets o chorros de radio.

Aproximadamente a 24.000 años luz de la Tierra, en la constelación de Casiopea, los astrónomos han encontrado una estrella muerta que no debería existir. Eso, según la teoría actual. La estrella de neutrones descubierta está arrojando chorros de materia, algo que se creía que no podía pasar.

El problema es que también tiene un campo magnético fuerte. Y los chorros de materia solo se han observado en estrellas de neutrones con campos magnéticos 1.000 veces más débiles. De ahí que nuestra comprensión actual sobre cómo funciona este evento simplemente no funciona.
No puede explicar este raro descubrimiento.

 

Los agujeros negros son más densos que las estrellas de neutrones, famosos por su gravedad tan poderosa que ni siquiera la luz puede alcanzar la velocidad de escape. Aunque no son tan impresionantes como los agujeros negros, las estrellas de neutrones también tienen un poderoso campo gravitacional, lo que significa que pueden acumular materia de otros objetos en su influencia.

Este es el caso de la estrella de neutrones protagonista del estudio publicado en la revista Nature. Es parte de un sistema binario llamado
Swift J0243.6 + 6124, descubierto en octubre de 2017 por el Observatorio Swift, en el que el material de la estrella es absorbido por la estrella de neutrones.

 

Los chorros son bien conocidos en el universo: potentes corrientes de radiación y partículas que entran en erupción casi a la velocidad de la luz desde los polos de los objetos de acreción. Aún desconocemos qué impulsa estos chorros, pero se cree que podrían verse limitados por potentes campos magnéticos.

Sin embargo, apareció Swift J0243.6 + 6124.

Los investigadores, dirigidos por el astrónomo Jakob van den Eijnden de la Universidad de Amsterdam (Países Bajos) , observaron emisiones de radio provenientes del sistema, además de la emisión de rayos X detectada por Swift que condujo al descubrimiento.

Después de realizar más observaciones y analizar los datos, llegaron a la conclusión de que las emisiones de radio eran consistentes con chorros de materia de fuentes como agujeros negros, pero, curiosamente, 100 veces más débiles que los chorros de otras estrellas de neutrones.

 

"Por primera vez, hemos observado un chorro de una estrella de neutrones con un fuerte campo magnético", explica Van den Eijnden. Y no cualquier campo magnético potente. El campo magnético alrededor de la estrella de neutrones Swift J0243.6 + 6124 es 10 billones de veces más fuerte que el del Sol.

Esto desmiente la teoría del campo magnético sobre la supresión de los chorros de forma bastante clara, y exige un reexamen de cómo se producen y se lanzan, dijeron los autores.

 

Anteriormente, se había pensado que los chorros de estrellas de neutrones se canalizaban desde el campo magnético en la parte interna del disco de acreción, y si el campo magnético de la estrella de neutrones era lo suficientemente fuerte, evitaría que el disco de acreción se acercara lo suficiente como para activar la formación de chorros.

Excepto que este nuevo descubrimiento coloca a esa teoría directamente en la papelera.

 

Anteriormente, se había pensado que los chorros de estrellas de neutrones se canalizaban desde el campo magnético en la parte interna del disco de acreción, y si el campo magnético de la estrella de neutrones era lo suficientemente fuerte, evitaría que el disco de acreción se acercara lo suficiente como para activar la formación de chorros.

Excepto que este nuevo descubrimiento coloca a esa teoría directamente en la papelera.

 

 

 

También te puede interesar:

Podría ser que, en algunos casos, la energía de rotación de la estrella de neutrones pudiera extraerse para alimentar los chorros, señaló Miller-Jones; esto podría explicar por qué los jets eran tan débiles en comparación con otras estrellas de neutrones.

"Cualquiera que sea la explicación, nuestro resultado es un gran ejemplo de cómo funciona la ciencia, con teorías que se desarrollan, se prueban contra las observaciones y se revisan a la luz de los nuevos resultados experimentales", escribió.

 

Referencia: An evolving jet from a strongly magnetized accreting X-ray pulsar, Nature (2018). DOI: 10.1038/s41586-018-0524-1 , https://www.nature.com/articles/s41586-018-0524-1

Crédito imagen: ICRAR/University of Amsterdam.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.