Encuentran una de las primeras estrellas de la Vía Láctea

Esta se localiza a 7.500 años luz del Sol y fue clave para la formación de los primeros elementos químicos en la galaxia.

Vía Láctea

Se calcula que la galaxia de la Vía Láctea se originó hace más de 13.000 millones de años. Los últimos estudios sugieren que esta se formó por la fusión y la acumulación de diminutos halos que contienen estrellas y gas, y que en su centro se encuentran las estrellas más antiguas.

También te puede interesar:

Ahora, un grupo de investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha realizado uno de los últimos descubrimientos acerca de esta galaxia. Han identificado una estrella que fue imprescindible para la formación de los primeros elementos químicos de la Vía Láctea.

Su estudio presenta el descubrimiento de una de las primeras estrellas de esta galaxia, así como un de las estrellas con el menor contenido de metal observado. Esta se encuentra a 7.500 años luz del Sol, en el halo de la Vía Láctea, y está a lo largo de la línea de visión de la constelación de Lynx. 

El hallazgo se ha realizado utilizando los espectros obtenidos con un sistema óptico para obtención de imágenes (OSIRIS) en el Gran Telescopio Canarias (GTC), concretamente, en el Observatorio Roque de los Muchachos (en Garafía, La Palma).

Los resultados apuntan a que la estrella bautizada con el nombre de J0815 + 4729, aún está en la secuencia principal. Su masa es baja, alrededor de 0,7 veces la masa del Sol, aunque tiene una temperatura superficial de 400 grados más.

 

 

 

La técnica empleada, denominada espectroscopia, ha permitido a los astrónomos descomponer la luz de los objetos celestes para estudiar sus propiedades físicas y químicas. Esto revela que la estrella tiene solo una millonésima parte del calcio y el hierro que contiene el sol, pero tiene un contenido comparativamente alto de carbono, casi el 15 % de la abundancia solar.

Según explica David Aguado, estudiante de investigación y principal autor del proyecto, "conocemos solo unas pocas estrellas de este tipo en el halo, donde se encuentran las estrellas más antiguas y más pobres en metales de nuestra galaxia".

 

Una estrella no tan desconocida

J0815 + 4729 ya había sido observada con anterioridad. Esta se identificó por primera vez a partir de la base de datos SDASS (Sloan Digital Sky Survey), y luego se observó con el espectrógrafo de dispersión intermedia ISIS, en el Telescopio William Herschel (WHT) del Grupo de Telescopios Isaac Newton, que también está en el Observatorio Roque de los Muchachos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Carlos Allende Prieto, otro investigador de IAC, asegura que "esta estrella estaba escondida en la base de datos del proyecto BOSS, entre un millón de espectros estelares que hemos analizado, que requieren un considerable esfuerzo de observación y computación. Requiere espectroscopia de alta resolución en grandes telescopios para detectar los elementos químicos en la estrella, lo que puede ayudarnos a comprender las primeras supernovas y sus progenitores".

Por el momento se espera que, en el futuro cercano, el espectrógrafo de alta resolución HORS (actualmente en fase de prueba) sea un instrumento clave para el análisis químico de estrellas débiles como esta. Además, la detección del litio presente está proporcionando ahora mismo una información de vital importancia para el estudio de aspectos relacionados con fenómenos como el Big Bang.

 

Referencia: David S. Aguado et al, J0815+4729: A Chemically Primitive Dwarf Star in the Galactic Halo Observed with Gran Telescopio Canarias, The Astrophysical Journal (2018). DOI: 10.3847/2041-8213/aaa23a

CONTINÚA LEYENDO