Encuentran una asombrosa criatura del Jurásico en lo más profundo del océano

Es un animal totalmente único. Sus múltiples brazos están cubiertos de anzuelos y cuenta con ocho juegos de dientes afilados como navajas.

criatura-jurasico
Victoria Museum

Un equipo internacional de biólogos marinos ha descubierto una nueva y escalofriante especie de ofiura o estrella quebradiza (por su gran parecido con las estrellas de mar) en las profundidades del Pacífico Sur que se remonta a la época de los dinosaurios. Como si de un extraterrestre se tratase, la criatura, denominada Ophiojura exbodi, es un caso único en el mundo marino. Tiene ocho apéndices o brazos de más de 10 centímetros y cada uno de ellos está cubierto por filas de espinas afiladas. Los expertos dicen que es casi inaudito que este tipo de criaturas presenten tantos brazos.

 


Un animal marino repleto de dientes


El primer, y hasta ahora único, espécimen de Ophiojura fue capturado en 2011 a unos 200 km al este de la isla de Nueva Caledonia en el suroeste del Océano Pacífico. Allí, los científicos estaban explorando una montaña submarina a unos 500 metros debajo de la superficie, cuando encontraron a la extraña criatura que se ha mantenido prácticamente intacta durante 180 millones de años, desde el periodo Jurásico temprano. Y ahora ha sido descrita científicamente en el estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B.

Los expertos sugieren que esta criatura representa a una familia completamente nueva de este primo lejano de las estrellas de mar que proviene de una generación antigua que data del Jurásico y sobreviven hasta el día de hoy. 

"Si hubiera encontrado esta cosa, simplemente habría muerto", dijo Christopher Mah, investigador del Museo Nacional Smithsonian de Historia Natural y experto en estrellas de mar. "Esta cosa es todo dientes".

 

criatura-jurasico2
Victoria Museum

El análisis filogenético del equinodermo mostró que el linaje singular de la estrella surgió a finales del Triásico o Jurásico hace aproximadamente 160 millones a 200 millones de años. Luego, los escáneres realizados a los brazos evidenciaron las placas del brazo de la criatura, uniéndose en una cadena para formar su esqueleto interno; cada uno de ellos tenía un par de agujeros, incluido un agujero nervioso, como un orificio de inserción muscular. Juntos, como se describe en el estudio, los pasajes tenían una similitud peculiar con un conjunto específico de fosas nasales.


Al igual que sus parientes lejanos, las estrellas de mar, estos equinodermo usan sus brazos para arrastrarse hábilmente por el fondo del mar. Y, aunque sin duda, la presencia de ocho brazos es de las cualidades que más destacan de él, la boca, presentada como un “nido” de dientes afilados en el centro, que recubren ocho conjuntos de mandíbulas, no es menos espectacular.


Por tanto, el espécimen encontrado sería una especie de reliquia, que no ha evolucionado durante millones de años, pues la evidencia del ADN sugiere que Ophiojura se separó de su pariente más cercano hace 180 millones de años, en algún momento del Jurásico o Triásico temprano.


El equipo de científicos enviará otra expedición en el mes de julio para explorar los montes submarinos en el océano Índico, en gran parte inexplorados, con la esperanza de encontrar reliquias similares. "Esta podría ser la última vez que encontremos a este animal", expresan los autores.

 

 

Referencia: Relict from the Jurassic: new family of brittle-stars from a New Caledonian seamount Timothy D. O'Hara , Ben Thuy and Andrew F. Hugall Published:16 June 2021https://doi.org/10.1098/rspb.2021.0684

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo