Encuentran un pájaro congelado de 46.000 años en Siberia

Científicos logran recuperar el ADN de una alondra cornuda hembra gracias al buen estado de conservación del ejemplar.

pajaro-congelado
Love Dalén

Un grupo de cazadores de marfil fósil encontraron en el permafrost, cerca del pueblo de Belaya Gora, al noreste de Siberia, un cadáver de un pájaro realmente bien conservado, y lo primero que pensaron fue que llevaría muerto un día, más o menos. Resulta que tenía unos 46.000 años. De mediados de la última Edad de Hielo.

Los científicos del Museo Sueco de Historia Natural determinaron que el espécimen de la Edad de Hielo era un antepasado de la alondra con cuernos, según reza en el artículo publicado recientemente en la revista Communications Biology.


Las alondras con cuernos suelen estar en hábitats abiertos, tal y como habría disfrutado en Siberia durante esta época de la historia. Según los expertos, este “pájaro de hielo” era hembra y probablemente murió de forma no violenta antes de acabar congelado, un destino que evitó que se descompusiera durante milenios.


Es la primera ave obtenida de los depósitos de permafrost de la Edad de Hielo


En los últimos años, las zonas de permafrost del Ártico han revelado una gran cantidad de cadáveres de animales congelados de la última Edad de Hielo, incluidos mamuts, rinocerontes lanudos, caballos o bisontes, pero es la primera vez que se halla una ave. Estos restos son de gran interés para la paleontología, ya que permiten una mejor comprensión del impacto del cambio climático en las especies, poblaciones y comunidades.

 

También te puede interesar:

Examinando el ejemplar

Los científicos utilizaron 50 mg del tejido del ave para la extracción de ADN y la secuenciación del genoma. Reconstruyeron su mitogenoma y extrajeron un gen COI parcial, que se utiliza para la identificación de especies. Buscaron coincidencias con este gen en las bases de datos genéticas de aves de GenBank y encontraron una coincidencia de identidad del 100% con la alondra cornuda (Eremophila alpestris), una especie de alondra de la familia Alaudidae que se encuentra en todo el hemisferio norte.

"No solo podemos identificar al pájaro como una alondra con cuernos, sino que el análisis genético también sugiere que el ave pertenecía a una población que fue un ancestro conjunto de dos subespecies de alondras cornudas que viven hoy, una en Siberia y otra en la estepa en Mongolia", aclara Nicholas Dussex de la Universidad de Estocolmo y coautor del trabajo.

pajaro-congelado2
iStock

Hallazgos

Durante la última Edad de Hielo, la gigantesca estepa se extendió por el norte de Europa y Asia. La estepa albergaba especies actualmente extintas como el mamut lanudo y el rinoceronte lanudo. Una teoría expone que la gigantesca estepa se dividió en los biotopos que conocemos hoy: tundra en el norte, taiga en el medio y estepa en el sur.

"Nuestros resultados respaldan esta teoría, ya que la diversificación de la alondra cornuda en estas subespecies parece haber ocurrido al mismo tiempo que desapareció la estepa gigantesca", comenta Love Dalén, profesora del Museo Sueco de Historia Natural y líder de investigación en el Centro de Paleogenética.

 

Referencia: Nicolas Dussex, David W. G. Stanton, Hanna Sigeman, Per G. P. Ericson, Jacquelyn Gill, Daniel C. Fisher, Albert V. Protopopov, Victoria L. Herridge, Valery Plotnikov, Bengt Hansson, Love Dalén. Biomolecular analyses reveal the age, sex and species identity of a near-intact Pleistocene bird carcass. Communications Biology, 2020; 3 (1) DOI: 10.1038/s42003-020-0806-7

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo