Encuentran un cachorro de lobo de 57.000 años momificado en el Yukón

Se trata de la momia de lobo más completa jamás descubierta. El hielo del permafrost ha permitido su excelente grado de conservación.

momia-lobo
Gobierno de Yukón

Se trata de una hembra, un cachorro de lobo de 57.000 años que ha sido descubierto en el Yukón, Canadá. La momia de un lobo prehistórico fue hallada por un minero de oro en Canadá, haciendo explotar una pared de barro congelado en la provincia de Yukón. Mientras barría el barro, encontró lo que parecía ser un fósil antiguo. Resultó ser un cachorro de lobo notablemente bien conservado que había muerto hace unos 57.000 años.

 


Secretos al descubierto

Esta criatura momificada era un lobo gris (Canis lupus) y su análisis ha revelado la forma en que murió y cómo terminó solo en el hielo hace tanto tiempo. Distintos análisis, incluidos la datación por radiocarbono, el muestreo de ADN y las mediciones de niveles de isótopos de oxígeno en el cuerpo, que han revelado información de cuando murió el cachorro. Las radiografías del esqueleto y los dientes también revelaron que Zhùr (como han bautizado a la cachorra y que significa "lobo" en el idioma Hän del pueblo local Tr'ondëk Hwëch'in) tenía sólo 7 semanas de edad cuando encontró la muerte prematura.

"Es el espécimen de lobo más completo jamás encontrado en la edad de hielo. Todo su tejido blando, su cabello, su piel, incluso su pequeña nariz todavía está allí. Está completa, básicamente 100% intacta; solo le faltan los ojos. Y eso es realmente raro", explica Julie Meachen, profesora asociada de Anatomía en la Universidad de Des Moines en Iowa y coautora del trabajo que publica la revista Current Biology. "El hecho de que esté tan completa nos permitió realizar muchas líneas de investigación sobre ella para básicamente reconstruir su vida".

 

momia-lobo2
Gobierno de Yukón

El ejemplar mide 40 cm desde el hocico hasta la base de la cola y se encuentra en un estado de conservación "excepcional", desde la papila de los labios hasta la piel y el pelaje. Zhùr se exhibirá en el Centro de Interpretación Yukon Beringia en Whitehorse, la capital del territorio de Yukon en el noroeste de Canadá.

Se necesita una 'combinación única de circunstancias' para producir una momia de permafrost. "El animal tiene que morir en un lugar de permafrost, donde el suelo esté congelado todo el tiempo, y deben ser enterrados muy rápidamente, como cualquier otro proceso de fosilización. Si permanece demasiado tiempo en la tundra congelada, se descompondrá o será devorado", explican los investigadores.

Los científicos creen que el cachorro indefenso no sufría en el momento de su muerte. Probablemente su guarida colapsó y murió instantáneamente pero es imposible saber por qué solo han encontrado a esta cachorra sin hermanos ni madre. Al parecer, la loba estaba bien alimentada y tenía unas 7 semanas de vida.

momia-lobo3
Gobierno de Yukón

Los investigadores reconstruyeron el genoma mitocondrial de Zhùr, el genoma que se transmite a lo largo de la línea materna, encontrando similitudes con los lobos de Beringia, un grupo extinto que vivía en la antigua Yukón y Alaska, y el lobo gris ruso. Esta relación del cachorro con individuos de América del Norte y Eurasia representa una prueba de la antigua mezcla continental a través del Puente de Bering, un antiguo puente terrestre que una vez conectó Alaska y Rusia.

"Una pequeña ventaja del cambio climático es que vamos a encontrar más de estas momias a medida que el permafrost se derrita", afirma Meachen. "Esa es una buena forma de que la ciencia reconstruya mejor ese tiempo, pero también nos muestra cuánto se está calentando nuestro planeta. Realmente debemos tener cuidado".

 

 

Referencia: Meachen, Julie and Wooller, Matthew J. and Barst, Benjamin D. and Funck, Juliette and Crann, Carley and Heath, Jess and Cassatt-Johnstone, Molly and Shapiro, Beth and Hall, Elizabeth and Hewitson, Susan and Zazula, Grant, Zhur: A Mummified Pleistocene Gray Wolf Pup ( Canis lupus) from Yukon Territory, Canada. Available at SSRN: https://ssrn.com/abstract=3678693 or http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.3678693

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo