Encuentran más de 900 especies de microbios en los glaciares de la meseta tibetana

Investigadores de la Academia China de Ciencias han descubierto 968 especies muy diversas de microbios en la extrema meseta del Tíbet. El 82 % de los genomas son especies nuevas. Si el deshielo causado por el cambio climático los libera del hielo, algunos podrían tener el potencial de provocar nuevas pandemias.

El descubrimiento de más de 900 especies de microbios en los glaciares de la meseta del Tíbet es como poco sorprendente. Y es que estamos hablando de una zona del planeta en la que las temperaturas son gélidas, se registran altos niveles de radiación y para un microbio hay poca comida, él mismo se congela y más tarde se descongela, según la estación del año en que se halle. El hallazgo es fruto del primer catálogo genómico dedicado al ecosistema de los glaciares.

"La superficie de los glaciares alberga una gran variedad de vida, como bacterias, algas, arqueas, hongos y otros microeucariotas. Los microorganismos han demostrado su capacidad para adaptarse a estas condiciones extremas y contribuir a procesos ecológicos vitales", escribe el equipo en su nuevo artículo que ha sido publicado en Nature Biotechnology.

"El hielo de los glaciares también puede actuar como un registro de microorganismos del pasado, con microorganismos aéreos antiguos (de más de 10 000 años) que han sido revividos con éxito. Por lo tanto, el microbioma glacial también constituye una cronología inestimable de la vida microbiana en nuestro planeta", se lee en la publicación.

Meseta del Tíbet
iStock

Los investigadores han puesto la vista en los glaciares de la meseta tibetana, una región de 2,5 millones de kilómetros cuadrados, de gran altitud que se sitúa entre la cordillera del Himalaya, al sur, y el desierto del Taklamakan, al norte. La zona es fuente de agua de zonas circundantes de Asia y el cambio climático la ha golpeado con fuerza, pues más del 80% de sus glaciares han comenzado a retroceder.

Saber qué microbios hay en la zona es importante por si pudieran resultar problemáticos para los humanos en caso de que se descongelen. También en caso de que desaparezcan, para contar con un registro de su existencia".

Para llevar a cabo su tarea, los investigadores tomaron muestras de nieve, hielo y polvo de 21 glaciares tibetanos durante cuatro años, entre 2016 y 2020. También cultivaron algunos de los microbios en un laboratorio para saber más sobre ellos y recuperar una mayor proporción de su genoma.

Lo que más emocionado a los científicos es que el 82 % de los genomas eran especies nuevas. Un 11 % de las especies se encontró en un solo glaciar, mientras que el 10 % se localizó en casi todos los glaciares estudiados.

El proyecto se ha convertido en lo que los investigadores llaman "catálogo de genes y genomas de los glaciares tibetanos" (TG2G), y se espera que sirva a los investigadores en el futuro, con nuevas adiciones a medida que se encuentren más especies.

¿Estos microbios podrían provocar pandemias?

La gran diversidad microbiana que existe dentro de los glaciares sumada al aumento del deshielo por el cambio climático, aumenta las posibilidades de que microbios potencialmente peligrosos, probablemente bacterias, escapen y causen estragos, señalan los investigadores. "Los microbios patógenos atrapados en el hielo podrían provocar epidemias locales e incluso pandemias si se liberan en el medio ambiente”, escribieron los autores.

Las pruebas del estudio sugieren que algunas de las bacterias recién descubiertas podrían ser muy peligrosas para los humanos y otros organismos. El equipo identificó 27000 factores de virulencia potenciales, es decir, moléculas que ayudan a las bacterias a invadir y colonizar posibles huéspedes, dentro del catálogo TG2G. Los investigadores advirtieron que alrededor del 47 % de estos factores de virulencia no se habían visto nunca antes, por lo que se desconoce lo dañinas que podrían ser.

Incluso si estas bacterias potencialmente peligrosas no sobreviven mucho tiempo después de que los glaciares se hayan descongelado, pueden seguir causando problemas, dijeron los investigadores. Las bacterias tienen la capacidad única de intercambiar grandes secciones de su ADN, conocidas como elementos genéticos móviles (MGE), con otras bacterias. Así, aunque las bacterias glaciares mueran poco después de ser descongeladas, pueden transmitir parte de su virulencia a otras bacterias que encuentren por el camino. Esta interacción genética entre los microbios de los glaciares y los microorganismos modernos "podría ser especialmente peligrosa", escribieron los científicos.

Los glaciares estudiados podrían ser un punto caliente para provocar pandemias y es que sus aguas dulces llegan a varios ríos como el río Yangtze, el río Amarillo y el río Ganges, que abastecen a dos de los países más poblados del mundo: China e India. Ya sabemos por el COVID-19 que las pandemias se extienden con más rapidez por las zonas que están muy pobladas.

Este potencial riesgo no solo afectaría a Asia. En la Tierra hay más de 20 000 glaciares, que cubren alrededor del 10 % de la masa terrestre, y que probablemente alberguen sus propias comunidades de microbios.

En abril de 2021, un estudio que usó imágenes de satélite de los glaciares descubrió que casi todos los glaciares de la Tierra habían perdido hielo de manera acelerada entre 2000 y 2019, lo que aumenta el riesgo de que los microbios que engendran pandemias puedan escapar en cualquier parte del planeta. Los investigadores advirtieron que es necesario evaluar los "riesgos potenciales para la salud [de estos microbios]" antes de que puedan ser liberados.

 

Referencia: Liu, Y., Ji, M., Yu, T. et al. 2022. A genome and gene catalog of glacier microbiomes. Nat Biotechnol. DOI: https://doi.org/10.1038/s41587-022-01367-2

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo