Encuentran la bacteria más grande conocida y es del tamaño de una pestaña

‘Thiomargarita magnifica’ es 5 000 veces más grande que la mayoría de las bacterias y 50 veces mayor que todas las demás bacterias gigantes conocidas. La bacteria la han encontrado en un manglar del Caribe y tiene el tamaño de una pestaña.

Thiomargarita magnifica es, hasta ahora, la bacteria más grande conocida. Es visible a simple vista, pues tiene el tamaño de una pestaña. 5 000 veces más grande que la mayoría de las bacterias y 50 veces mayor que el resto de bacterias gigantes conocidas, Thiomargarita magnifica es única. "Para ponerlo en contexto, sería como si un humano se encontrara con otro tan alto como el Monte Everest", dijo el biólogo marino Jean-Marie Volland, autor principal del estudio.

La bacteria T. magnifica, de un centímetro de longitud, fue descubierta en una de las islas de Guadalupe en 2009 mientras el profesor de biología marina Olivier Gros buscaba bacterias que emplearan azufre para generar energía. Sin embargo, cuando Gros vertió su muestra con agua del pantano en una placa de Petri, lo que vio fueron unos hilos finos, como fideos, que se apreciaban a simple vista y que flotaban sobre las hojas y la tierra. "Cuando los vi, pensé: 'extraño' ", dijo. "Al principio, pensé que era algo curioso, unos filamentos blancos que debían estar unidos a algo en el sedimento, como una hoja".

Bacteria gigante
Jean-Marie Volland

Años más tarde, varios científicos han examinado el extraño organismo bajo el microscopio. Lo han estudiado usando fluorescencia, rayos X, microscopía electrónica y han secuenciado su genoma. Los investigadores han confirmado que se trata de una bacteria unicelular gigante.

Los resultados de la investigación se han publicado recientemente en Science. Los investigadores revelan en la publicación varios mecanismos curiosos que podrían explicar por qué esta bacteria ha alcanzado un tamaño que sobrepasa los límites de lo teóricamente posible.

Las bacterias pertenecen al grupo de los organismos procariotas, esto es, no poseen membranas internas que aíslen su material genético. T. magnifica, sin embargo, sí que tiene membranas internas en la que se almacena su ADN y los ribosomas. "Debido a que segrega su material genético en orgánulos unidos a una membrana, T. magnifica desafía nuestro concepto de célula bacteriana", escriben los autores del estudio.

Al disponer de membranas internas, la gigantesca bacteria puede distribuir hacia afuera las mitocondrias, que es donde se forma el ATP (trifosfato de adenosina), la energía de la célula. Como hemos comentado, otras bacterias no tienen membranas internas por lo que el único lugar para colocar las máquinas generadoras de ATP (ATP sintasa) es la envoltura celular que encapsula todo el organismo. Como es complicado transportar esta energía muy lejos, la mayoría de las células bacterianas tiene un tamaño limitado.

La mayoría de bacterias también son más pequeñas porque tienen que ser capaces de duplicar su volumen para luego dividirse en dios para reproducirse. T. magnifica, por el contrario, se reproduce soltando una pequeña porción de sí misma para crear una célula hija. Supera así, esta otra limitación.

Los investigadores han descubierto que el genoma de T. magnifica tiene una cantidad de genes muy superior al de otras bacterias: 11 788 genes, frente a los 3 935 genes de un procariota medio.

 

Referencia: Volland, J.M. et al. 2022. A centimeter-long bacterium with DNA contained in metabolically active, membrane-bound organelles. Science. DOI: 10.1126/science.abb3634

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo