Encuentran cucarachas prehistóricas preservadas en ámbar

Las cucarachas tienen 99 millones de años y son los únicos supervivientes conocidos de la cueva de la edad de los dinosaurios.

cucarachas-prehistoricas
Lenka Podstrelená, Sendi et al. Gondwana Res 2020 (Copyright Elsevier 2020)

Las cucarachas, una de las criaturas más resistentes del planeta (los tardígrados ganan por goleada), pueden estar entre las especies que nos sobrevivirán a todos. Pero quizá lo más intrigante de todo es su pasado inusual. Un equipo internacional de científicos ha descubierto un par de cucarachas de 99 millones de años que representan los animales más antiguos conocidos que se adaptaron inequívocamente a la vida en cuevas (organismos troglomórficos), según un estudio publicado en la revista Gondwana Research.

Así, este par de cucarachas está reescribiendo la historia temprana de la vida en las cuevas.


Las cucarachas, que se encuentran perfectamente preservadas en ámbar, han sido descubiertas en una mina del valle de Hukawng, en Myanmar -de entre más de un centenar de toneladas de ámbar- y son las únicas criaturas adaptadas a la oscuridad conocidas del período Cretácico; es decir, mientras ellas se escabullían entre las grietas de las cuevas, el Tyrannosaurus rex y otros dinosaurios caminaban por la Tierra.


A pesar de los múltiples ejemplos de hoy día de insectos que habitan cuevas, estos especímenes, de dos especies distintas y relacionadas, son los animales más antiguos que se hayan encontrado con esos rasgos.

"Las cuevas carecen de fósiles inequívocos antes del Cenozoico (que comenzó hace unos 65 millones de años)", aclaran los autores, resaltando la importancia del hallazgo.

 

También te puede interesar:

El animal más antiguo de cueva

Los dos especímenes de cucaracha han recibido los nombres de Crenocticola svadba y Mulleriblattina bowangi y, según los expertos, tienen muchas características comunes a las cucarachas modernas que viven en cuevas, que incluyen ojos pequeños y alas pequeñas unidas a cuerpos del mismo tamaño, pero son los más antiguos que poseen estos rasgos. Los investigadores creen que se alimentaban de guano de dinosaurio (al igual que las cucarachas modernas se alimentan de excrementos de murciélagos y pájaros).

"Los entornos de cuevas son muy adecuados para la fosilización de huesos y coprolitos [o heces fosilizadas] y el registro fósil de mamíferos de cuevas incluye roedores, ungulados, marsupiales, felinos, hiénidos, cánidos, primates y humanos", explican los autores. "no hay ningún registro fósil relevante de ninguna fauna troglomórfica antes del Límite K / Pg -extinción masiva del Crétácico-Paleógeno- con la excepción del presente hallazgo".

Estas dos especies increíblemente bien preservadas son probablemente descendientes de un ancestro común de principios del Cretácico, antes de que la deriva continental separara sus hogares en el supercontinente Gondwana.

Respecto a cómo terminaron las cucarachas fosilizadas en ámbar, los científicos no están del todo seguros. Una de las teorías que barajan es que la resina podría haber goteado desde las raíces de los árboles a las cuevas de las cucarachas, atrapándolas para siempre.

¿Sobrevivieron estas especies al evento de extinción masiva que acabó con los dinosaurios? Es lo que ahora intentarán averiguar los científicos. Quizá las bromas sobre cucarachas sobreviviendo a un apocalipsis sean más ciertas de lo que pensábamos.

 

Referencia: Hemen Sendi et al. Nocticolid cockroaches are the only known dinosaur age cave survivors, Gondwana Research (2020). DOI: 10.1016/j.gr.2020.01.002 / VRŠANSKÝ, P. & BECHLY, G. (2015): New predatory cockroaches (Insecta: Blattaria: Manipulatoridae fam.n.) from the Upper Cretaceous Myanmar amber. - Geologica Carphatica, 66(2): xx-yy (early view: DOI: 10.1515/geoca-2015-0015 ). PDF: http://www.bernstein.naturkundemuseum-bw.de/odonata/Vrsansky+Bechly_2015.pdf

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo