¿En serio no es así? 5 concepciones alternativas en paleontología

Hay conceptos erróneos que se cuelan en el imaginario colectivo y que son muy difíciles de combatir. Aquí os mostramos las 5 concepciones alternativas que nos encontramos más frecuentemente.

 

La paleontología es una ciencia muy conocida por el gran público. Gracias a que es muy ficcionable se conocen películas, libros, series y demás formatos culturales que muestran algo relacionado con la paleontología. Podemos poner Parque Jurásico como el ejemplo perfecto de plataforma de difusión de una parte de la paleontología, en concreto, los dinosaurios.

Si bien la gran mayoría de los conceptos que se exponen son correctos, si consultamos con alguna persona dedicada al estudio de los dinosaurios, nos podrá hablar de muchos detalles que no cuadran con el conocimiento que se tiene. Como dicen los anglosajones “el diablo está en los detalles” y por eso, se encuentran muchos detalles como el tamaño, o la presencia de plumas, que sacrifican su rigurosidad a favor del espectáculo. Cada cual que valore si acertadamente.

 

Sin embargo, hay veces que estos pequeños detalles no lo son tanto y, si no se detectan a tiempo, pueden llegar a convertirse en las llamadas concepciones alternativas.

Una concepción alternativa es un conjunto de ideas integradas en la mente de manera que forman verdaderos esquemas conceptuales, dotados de una coherencia interna.

Son más que meros errores o malos entendidos. Por ejemplo, mucha gente sabe que la Tierra gira alrededor del Sol en una órbita elíptica y que la Tierra ocupa uno de sus focos. Aun siendo este un concepto correcto, mucha gente piensa que la excentricidad de la elipse es muchísimo mayor de lo que es en realidad y que la Tierra, por lo tanto, durante la traslación, tiene dos posiciones que la acercan mucho al Sol y otras dos posiciones más alejadas. La concepción alternativa se construye cuando, usando esta idea errónea, las personas creen que las estaciones son consecuencia de esta proximidad o lejanía al Sol, y son capaces de desarrollar una argumentación que lo apoye. Ni que decir tiene que las estaciones del año son fruto de la inclinación del eje de rotación y que la excentricidad de la órbita terrestre es prácticamente inapreciable, si se pone en escala.

Este es un caso muy extremo, pero tiene su equivalente más naif entre los niños, que son unos grandes seguidores de la paleontología se ven muy a menudo, los inicios de estas concepciones alternativas. A continuación, os vamos a contar algunas.

Ilustración de dinosaurios
Fuente: iStock

5 cosas que puede que creas, pero que no son así

  •  Los pterosaurios eran dinosaurios voladores.

    Muchas veces, cuando estamos hablando de dinosaurios nos encontramos con que algunas personas tienen la idea de que únicamente vivieron dinosaurios durante el Mesozoico. Y por lo tanto, los reptiles voladores y lo reptiles marinos que habitaron con los dinosaurios fueron también dinosaurios, cuando en realidad, junto a los dinosaurios vivieron muchos reptiles, algunos eran acuáticos, los ictiosaurios, y otros eran voladores, los pterosaurios. 
  • El meteorito que destruyó a los dinosaurios cayó justo encima de todos y los mató a la vez. Además, sólo se extinguieron los dinosaurios.

    Cuando se habla de la extinción de los dinosaurios, se explica como teoría principal que un meteorito cayó en la Tierra y acabó con los dinosaurios. Es frecuente encontrarse con niños y niñas que piensan que el meteorito cayó en la única zona que estaba habitada por dinosaurios y que estaban todos reunidos en el mismo sitio. Además, piensan que los dinosaurios murieron aplastado porque el meteorito les cayó encima.

    Estas concepciones alternativas se deben al lenguaje que se usa, hablamos de “El meteorito que acabó con los dinosaurios”, y por las ilustraciones que acompañan a las explicaciones, en las que se observa solo dinosaurios mirando cómo se dirige un meteorito a ellos directamente.
  • Los/as arqueólogos/as estudian las culturas antiguas y los dinosaurios.

    Es un error muy común confundir el término paleontología y arqueología. Las personas tienden a mezclar los dos conceptos, o incluso solo conocen el término arqueología. Son dos disciplinas tan fáciles de confundir como de diferenciar. La Arqueología se encarga de estudiar todo lo relacionado con el ser humano antes de que hubiera ningún texto escrito. Estudian, por tanto, los objetos, las ciudades, el arte. Por eso es una disciplina humanista. La paleontología estudia el medio natural, más allá de los seres humanos y sus ancestros. Estudiamos los fósiles, que son restos de organismos del pasado, de cualquier época. Somos por lo tanto, científicos. El error viene de que ambos obtienen los datos para hacer sus estudios de la misma forma, excavando en yacimientos.
  • Los mamíferos aparecieron mucho después que los dinosaurios.

    La idea general es que los dinosaurios aparecieron hace muchos millones de años y los mamíferos no aparecieron hace tanto y que no convivieron en el tiempo. Sin embargo, los fósiles nos enseñan que ya en la era de los dinosaurios ya había pequeños mamíferos, y que cuando los dinosaurios no avianos se extinguieron, los mamíferos aprovecharon el enorme nicho ecológico que dejaron y se extendieron y desarrollaron enormemente hasta nuestros días.

  • Extinguirse es lo mismo que morirse.

    Es muy frecuente confundir la extinción de una especie como un evento que ocurrió rápidamente y no como un evento de escala de tiempo geológico. El tiempo geológico tiene como unidad el millón de años, es decir, que todo se mide en millones de años y que lo menos a lo que se suele reducir es a éste. Es como el milímetro, se puede reducir a unidades más pequeñas, pero no es lo más extendido en general. Por eso, una extinción es un evento que dura muchos años y en realidad, no se mueren todos los individuos de una especie a vez. Muchas veces, incluso en el caso de que una especie se suceda por otra muy parecida, es muy difícil saber cuándo se extinguió una y apareció la segunda. En este caso hablamos de “Linajes de especies” y no de especies compartimentadas en el tiempo.

Referencias:

Carrascos  Alís, 2005. El problema de las concepciones alternativas en la actualidad (parte II). El cambio de concepciones alternativas. Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias. ISSN 1697-011X

Wenning. 2008. Dealing more effectively with alternative conceptions in science

Carl J. Wenning J. Phys. Tchr. Educ. Online, 5(1).

 

 

Paloma López Guerrero

Paloma López Guerrero

Me doctoré en Paleontología de micromamíferos, estudiando la sistemática, filogenia, morfometría y las dinámicas macroevolutivas de las faunas de roedores de hace unos 14 millones de años. En el Museo de Historia Natural de Viena, para estudiar los cricétidos (Hámsters) encontrados en el Oligoceno de Mongolia volví a la Universidad Complutense para Codirigir la Comisión de Actividades de Divulgación del yacimiento de Somosaguas.

Continúa leyendo