El vidrio que, al romperse, se arregla con solo presionarlo

¿Imaginas poder arreglar la patalla de tu ordenador, de tu smartphone o incluso las ventanas de tu casa con solo presionar con un dedo sobre el cristal? Este hallazgo abre la puerta a que en un futuro pudiera llegar a ser posible.

cristal autorregenerativo
Youtube Science Magazine

Que se rompa un cristal es siempre algo engorroso no solo por el objeto que perdemos, sino también por lo difícil que resulta limpiar después el desastre y lo peligroso que es que se queden cristalitos por ahí con los que poder acabar haciéndonos algún corte. Pero, ¿te imaginas lo cómodo que sería poder reparar el cristal roto de una ventana, de la pantalla de tu ordenador o de tu smartphone con tan solo presionar sobre ella con el dedo?

Esto todavía no es posible y parece que falta algún tiempo hasta conseguir que se haga realidad; sin embargo, el descubrimiento que realizó en 2017 el investigador químico de la Universidad de Tokio Yu Yanagisawa, abrió las puertas a investigar en esta dirección y que, quizás, algún día, podamos llegar a ahorrarnos muchísimo dinero en reparación de cristales.

Prácticamente por casualidad, mientras investigaba los adhesivos que pueden ser usados en superficies húmedas, Yanagisawa dio con un tipo de vidrio que poseía la capacidad de autorregenerarse en tan solo treinta segundos, lo que podría significar el triplicar la vida útil de muchos de nuestros productos cotidianos en un futuro si llegásemos a fabricarlos con este material. Funciona casi como si de unir trocitos de plastilina se tratase.

El secreto está en la "tiourea"

El vidrio orgánico, hecho de una sustancia llamada poliéter thioureas, es más parecido al acrílico que al vidrio mineral, que se usa para vajillas y pantallas de teléfonos inteligentes. El secreto está en la tiourea, un compuesto orgánico de azufre que utiliza la unión de hidrógeno para hacer autoadhesivos los bordes del vidrio roto, según mostraba el estudio del japonés.

Estas propiedades ya habían sido demostradas anteriormente con algunos materiales como la goma o el gel, pero nunca antes se había conseguido reproducir en un material como el cristal o el vidrio. El propio Yanagisawa celebraba que esto supone abrir el camino a conseguir fabricar objetos más seguros y duraderos, hechos con este tipo de vidrio de resina. ¿Cuánto dinero podremos acabar ahorrando al no tener que cambiar nunca más la pantalla del móvil?

Continúa leyendo