El universo no debería existir, según el CERN

¿Por qué la antimateria no destruyó el universo al principio de los tiempos?

 

Al comienzo de su existencia, durante el proceso conocido como Big Bang, se generaron cantidades iguales de materiaantimateria que debieron aniquilarse mutuamente, lo que significa que no deberías estar leyendo este artículo alrededor de 13.800 millones de años más tarde.

Una explicación plausible es que alguna diferencia crucial entre la materia y la antimateria evitó esta catástrofe; sin embargo, investigaciones posteriores del CERN en Suiza encontraron que ambas partículas parecen completamente idénticas.

"Todas nuestras observaciones encuentran una simetría completa entre la materia y la antimateria, razón por la cual el universo no debería existir en realidad.Debe de haber una asimetría en alguna parte, pero simplemente no entendemos dónde está la diferencia. ¿Cuál es la fuente de la ruptura de la simetría?", se pregunta Christian Smorra, coautor del trabajo que publicó la revista 'Nature' en octubre de 2017.

 

Hasta donde sabemos, el Big Bang produjo una cantidad igual de materia y antimateria, las dos formas de materia que componen casi la totalidad de la parte visible del universo y su elusivo espejo gemelo. Dado que cuando la materia se encuentra con la antimateria, por lo general se destruyen la una a la otra con un destello de energía pura, significa que debe haber algo que aún no sabemos que impidió que esto sucediera cuando nació el universo.

Las propiedades magnéticas de los antiprotones, las versiones antimateria de los protones comunes, fueron una de las últimas esperanzas para encontrar un desequilibrio entre los dos tipos de materia. Pero después de hacer las mediciones más precisas posibles,
los científicos afirman no haber encontrado discrepancia alguna.

Como la antimateria no puede contenerse físicamente, los investigadores usaron trampas Penning de partículas cargadas para sostener antiprotones a temperaturas increíblemente bajas, envueltas en campos magnéticos y eléctricos. El equipo rompió el récord de almacenamiento de antimateria: 405 días en total y medidas
350 veces más precisas que en lecturas anteriores.

 

Consiguieron la medida más precisa hecha hasta entonces del momento magnético de un antiprotón (la antipartícula del protón), un número que mide de qué forma reacciona una partícula ante una fuerza magnética, y han descubierto que es exactamente el mismo que el del protón. Para los interesados, la medición de la fuerza magnética fue -2.7928473441 magnetones nucleares, (μN) que coinciden con el valor positivo del protón.

 

¿Soluciona el problema?

De ninguna forma. Este resultado solo acrecienta aún más este vetusto misterio. Tiene que haber alguna razón por la que todos estemos aquí viviendo y respirando, porque ya descubrimos que, al menos, parece que no vivimos en una gran simulación informática tipo Matrix.

Los científicos siguen realizando experimentos futuros con el objetivo de estudiar las propiedades magnéticas de los antiprotones con mayor detalle e investigar si
la gravedad podría ser el punto de clave entre la materia y la antimateria.

"Al actualizar el experimento con varias innovaciones y técnicas nuevas, creemos que todavía se puede mejorar, y en el futuro, después de la actualización del CERN que se espera finalice en 2021, podremos lograr una mejora de al menos diez veces", comenta Smorra.

¿Resolveremos entonces el misterio? Eso esperamos, porque debe existir una asimetría en alguna parte, solo que aún no la hemos localizado.

 

Referencia: A parts-per-billion measurement of the antiproton magnetic moment. C. Smorra, S. Sellner, M. J. Borchert, J. A. Harrington, T. Higuchi, H. Nagahama, T. Tanaka, A. Mooser, G. Schneider, M. Bohman, K. Blaum, Y. Matsuda, C. Ospelkaus, W. Quint, J. Walz, Y. Yamazaki & S. Ulmer. Nature 2017 DOI: 10.1038/nature24048.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo