El Spinosaurus se sumergía para cazar presas

Confirman que el dinosaurio carnívoro más grande que se conoce cazaba bajo el agua. Era un excelente nadador.

 

Esta es la conclusión de un equipo internacional de paleontólogos que plantean sus resultados en la revista Nature y que han analizado y comparado las densidades de 380 huesos de un amplio abanico de animales actuales y extintos.


Después de ser declarado el primer dinosaurio nadador conocido en 2020, el Spinosaurus fue, con sus más de 18 metros de largo, el dinosaurio depredador mas grande que jamás haya existido. Ahora, un nuevo análisis de sus restos ha hecho apuntar la aguja hacia el concepto de que se sumergía bajo el agua para cazar a su presa; que era un excelente nadador y que, aprovechaba esta ventaja, para cazar bajo el agua.

 


Descubriendo el comportamiento del spinosaurus

Los investigadores del Field Museum en Chicago (EE. UU.) llegaron a esta conclusión después de estudiar la densidad de los huesos de los espinosáuridos y compararlos con otros animales como pingüinos, hipopótamos y caimanes. Descubrieron que mientras Spinosaurus y su pariente cercano Baryonyx tenían huesos densos que les permitían sumergirse en el agua, otro dinosaurio relacionado llamado Suchomimus tenía huesos mucho más ligeros que habrían dificultado la natación.

Los expertos reunieron un conjunto de datos de secciones transversales de fémur y costillas de 250 especies de animales vivos y extintos, tanto terrestres como acuáticos. Esta selección de animales reveló un vínculo claro entre la densidad ósea y el comportamiento de alimentación acuática: aquellos que se sumergen bajo el agua para encontrar comida tienen huesos que son casi completamente sólidos, mientras que las secciones transversales de los huesos de los terrestres se parecen más a rosquillas, con huecos en el centro.


"El registro fósil es complicado: entre los espinosáuridos, solo hay un puñado de esqueletos parciales, y no tenemos esqueletos completos para estos dinosaurios", comenta Matteo Fabbri, investigador postdoctoral en el Field Museum y autor principal del estudio. "Otros estudios se han centrado en la interpretación de la anatomía, pero claramente si hay interpretaciones tan opuestas con respecto a los mismos huesos, esto ya es una señal clara de que tal vez esos no sean los mejores indicadores para inferir la ecología de los animales extintos".

spinosaurus-cazaba
Davide Bonadonna

La vida se inició en el agua

La vida provino del agua, así que es habitual encontrar cómo la mayoría de vertebrados terrestres cuenta con miembros que regresaron al agua. Por ejemplo, de mamíferos, nutrias, tapires o hipopótamos, son semiacuáticos; en las aves, los cormoranes y los pingüinos también lo son; en los reptiles, los cocodrilos, serpientes marinas o caimanes.

 


¿Entonces era un animal acuático?

El estudio sugiere que sí. Para que los cazadores acuáticos se sumerjan en el agua, necesitan huesos densos y compactos, ya que esto contribuye al control de la flotabilidad de los animales. Los resultados mostraron una clara asociación entre el estilo de vida y el fenotipo esquelético, y se descubrió que los animales que practican comportamientos de alimentación acuática exhiben una mayor densidad ósea. Tal y como eran los huesos casi sólidos de Spinosaurus o Baryonyx.


"El Spinosaurus podría haberse movido a través de aguas poco profundas usando una combinación de 'caminar por el fondo', como los hipopótamos modernos, y movimientos de lado a lado de su cola gigante. Probablemente utilizó este medio de locomoción no para perseguir a sus presas durante largas distancias en aguas abiertas, sino para emboscar y atrapar peces muy grandes como peces pulmonados o celacantos que vivían en el mismo entorno", expone Guillermo Navalón de la Universidad de Cambridge, coautor del trabajo.


Eso sí, el nuevo estudio no ha convencido a los escépticos. Aunque aprueban que Spinosaurus tenga huesos muy densos, afirman que no está claro qué hacían exactamente en el agua. Ciertamente, los hipopótamos, por ejemplo, pasan mucho tiempo en el agua, pero no comen en el agua.


Los autores argumentan que "los huesos no mienten, y ahora sabemos que incluso la arquitectura interna de los huesos es totalmente consistente con nuestra interpretación de este animal como un depredador gigante que caza peces en vastos ríos, usando su cola en forma de paleta para propulsarse.


"Creo que, con esta línea de evidencia adicional, las nociones especulativas que contemplan a Spinosaurus como una especie de zancudo gigante carecen de apoyo probatorio y pueden excluirse con seguridad", concluye Nizar Ibrahim, coautor del estudio.

 

Referencia: Matteo Fabbri et al. “Subaqueous foraging among carnivorous dinosaurs”. Nature. DOI: 10.1038/s41586-022-04528-0

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo